La Ronda de los Tejares, en el barrio de Triana, ya cuenta con 300 nuevas plazas de aparcamiento que supondrán un «alivio» para los usuarios de la zona. En constantes ocasiones, los vecinos han demandado plazas de aparcamiento debido a la escasez y a las dificultades para estacionar los vehículos. Y, finalmente, «de las 80 plazas que existían anteriormente se han aumentado a 300 plazas», según apuntan fuentes municipales.

De esta forma, se palia la complicada situación que vivían a diario usuarios de la Vega de Triana, tanto para quienes acuden a oficinas de la zona como para los vecinos que allí residen. En total, se ha llevado a cabo la «creación de diez circuitos para vehículo rodado de entrada y salida a la zona», explican desde el Consistorio.

Así, hace unos días se ha recepcionado la obra y tras una inversión de 36.400 euros, se han concluido las mejoras y se ha triplicado el área de estacionamiento.

El pasado mes de diciembre, el Ayuntamiento de Sevilla, a través del distrito Triana, ponía en marcha las obras de acondicionamiento en la Ronda de los Tejares, «solucionando así un problema histórico», apuntaban. Durante varias semanas, las máquinas se han afanado por ejecutar estas actuaciones, han acondicionado la superficie y se han habilitado las 300 nuevas plazas de aparcamiento para comodidad de los vecinos y de los usuarios de esta vía.

En Triana, en los últimos meses, se han llevado a cabo varias obras de mejora en el barrio. Así, por ejemplo, las realizadas en los accesos a la Plaza del Zurraque. Según manifestaba el delegado del distrito Triana, Curro Pérez, «se ha querido eliminar de forma definitiva el aparcamiento ilegal que ahí se producía y que reducía el acceso a vehículos de emergencia haciendo imposible su tránsito por allí». Además, en la misma zona, se realizaron rebajes en el acerado, en los pasos de cebra, «en beneficio de las personas con movilidad reducida, haciendo en definitiva una Triana más accesible», afirmaba Curro Pérez. Y es que de esta forma se facilita además el acceso y tránsito en el arrabal a personas con minusvalía física.