Este jueves 11 de septiembre comenzarán las obras del «Proyecto para la sustitución de redes de abastecimiento y saneamiento en la calle Justino Matute», concretamente en el tramo comprendido entre las calles Ruiseñor y San Jacinto. Así lo confirmó ayer el delegado del Distrito Triana, Curro Pérez, en la junta municipal del distrito celebrada en la Casa de las Columnas.

Según informó Pérez, esta intervención de Emasesa tiene previsto un plazo de tres meses, hasta el día 5 de diciembre, con lo cual se ha aprobado un plan de tráfico alternativo puesto que el tráfico rodado y peatonal en la zona de actuación se verán afectados. La inversión para este proyecto que arranca hoy es de 130.478,87 euros.

El delegado, en el informe de actuaciones, también destacó la «normalidad y el alto grado de participación» en la pasada edición de la Velá de Santa Ana, «donde de nuevo hicimos más con menos pues el coste ha sido de 60.029,50 euros, algo inferior al del año pasado».

Ya en la sesión plenaria, el consenso fue la tónica general con la aprobación de todas las propuestas presentadas. Así, la junta municipal aprobó las mociones de la Asociación de Vecinos Triana Norte para reparar el vallado de los jardines de la calle Jerónimo Pou, así como el pintado del paso de cebra en la calle Farmecéutico Murillo esquina con la calle Marianillo.

Por su parte, el Centro de día para personas mayores de Triana solicitó la actuación de Lipasam en la vía Nuestro Padre Jesús Nazareno a causa de «los olores de los animales que dejan allí sus excrementos» en esa zona peatonal.

Asimismo, se aprobó la propuesta del Grupo PSOE para el arreglo de la calzada en los cruces de Mosquera de Figueroa y Juan de Pineda; para colocar marmollillos en las esquinas de las mencionadas vías «ya que en algunos casos aparcan en dichos lugares con el perjuicio para los peatones», y también se llevará a cabo la reparación en Arnao de Flandes.

En el turno de preguntas, Curro Pérez explicó que la Policía ya ha identificado a la persona que alimenta a las palomas en la plaza de San Martín de Porres que de nuevo vuelven a congregarse en este enclave, esta vez sobre el tranvía. «Se ha actuado conforme a la ordenanza municipal, además por el peligro que conlleva debido a la transmisión de enfermedades».

También manifestó que se está «terminando el borrador del reglamento para el uso de los huertos urbanos en Triana», que no sólo tendrá espacios reservados para usos educativos.