Los vecinos del Crucero Baleares, junto a la Ronda de Triana, ya disfrutan de una zona ajardinada más protegida y limpia. El Ayuntamiento de Sevilla, a través del distrito Triana, ha dado respuesta a una petición vecinal reclamada desde hace años, y que se vio refrendada por el acuerdo de la Junta Municipal de Distrito: el vallado de los parterres del Crucero Baleares. Así, una vez presentada la propuesta y aprobada, el Consistorio ha ejecutado la obra que ha contado con un presupuesto de 13.525,88 euros. Según fuentes municipales, el objetivo es «preservar el césped y la arboleda de la zona que sin protección se estaba viendo en constante peligro por el paso de viandantes». De esta forma, se trata de «mantener una zona verde que sirva a modo de pequeño pulmón de la zona».

El presidente de la Asociación de Vecinos Ronda de Triana, Miguel de Lara, asegura que «estamos satisfechos y contentos con que hayan llevado a cabo esta actuación, que se solicitó el pasado mes de marzo y hace escasos días que se ha finalizado». Así, el conocido como Parque Baleares cuenta ya con un vallado que lo protege del paso de transeúntes e incluso lo exime de convertirse en habitual emplazamiento de excrementos. «El problema era que Parques y Jardines tenía que venir varias veces para plantar de nuevo el césped porque estaba libre para el paso de personas y de perros, que pisoteaban y hacían sus necesidades, por lo que para tener estos jardines cuidados había que cerrarlos», explica el representante vecinal. Aún así, y en el poco tiempo que el parque lleva vallado, los vecinos ya han tenido que llamar la atención a algún «desaprensivo» que han visto pisar la zona protegida sin el más mínimo cuidado por mantener su conservación.

Ésta es una zona muy transitada, según asegura Miguel de Lara, por personas mayores que viven muy próximas y que tienen la costumbre de salir a pasear por las tardes. Además, prosigue, hay un parque infantil, frecuentado por los más pequeños. «El parque está muy bien acondicionado, con la zona ajardinada ahora protegida, donde se podrían incluso plantar flores, hay bancos, con una bonita vista, para el disfrute de los vecinos».