Humanizar el mundo empresarial y proyectar el talento hacia la realidad socio‐económica actual. Esa ha sido la propuesta que el empresario y artista Francisco Pérez Valencia planteaba ayer en la conferencia titulada «Un millón de sueños (ideas para cambiar el mundo)», en la sede del Instituto Andaluz de Tecnología en la Isla de la Cartuja. Ante un auditorio compuesto mayoritariamente por representantes del ámbito empresarial, el director ejecutivo de La Universidad Emocional fundamentó su intervención sobre los cinco pilares básicos que han de guiar las acciones de las empresas: «el valor humano, la gestión del talento, la gestión de la emoción y el fracaso como escuela de aprendizaje».

Durante su ponencia, Pérez Valencia abogó por realizar una «clara defensa del optimismo» en los tiempos que corren. A su juicio, «hay que seguir peleando en los márgenes que nos ofrece la realidad. De nada sirve lamentarse», apostilló. Asimismo, enfatizó sobre la necesidad de enfocar ese talento hacia «nuestros sueños, hacia proyectos con una escala más humana, que suponga trabajar por y para las personas». A este respecto, el polifacético creador subrayó la importancia de «humanizar el pensamiento y las ideas» y caminar en busca de la felicidad. «Hemos de proyectar empresas felices y hacer corresponsables de nuestro éxito a los empleados», añadió.

Sin miedo al fracaso

Otro de los puntos esenciales de la conferencia de Francisco Pérez Valencia fue la clara defensa que realizó del fracaso como eficaz escuela de aprendizaje. El líder de La Universidad Emocional aseguró ser todo un «fracasador profesional, acostumbrado a recuperarse de tropiezos y de contar ya con un doctorado en crisis». Estrechamente vinculado al mundo de la cultura –en el que ha desarrollado buena parte de su labor profesional‐ aseguró que los recortes realizados en este ámbito desde el comienzo de la crisis económica, le han obligado a reciclarse profesionalmente. Ante esta realidad, y tomando como referencia su propia experencia, Pérez Valencia aseguró que la vía para salir adelante pasa por «inventarse el trabajo, preguntarse ¿qué hago bien? y en ese campo, tratar de emprender un nuevo proyecto empresarial».

Francisco Pérez Valencia es autor de Manual de la exposición sensitiva, es artista y museógrafo. Especialista en lenguajes artísticos contemporáneos, es un destacado innovador de la práctica expositiva de nuestro país. Doctor por la Universidad de Sevilla, imparte clases regularmente en numerosas universidades de España y Latinoamérica, en el ámbito de la Museografía Creativa y Experimental, y desde 2010 dirige el Instituto Internacional de Investigación, Estudios Técnicos y Emocionales, SL., un proyecto de innovación en la gestión empresarial más conocido como La Universidad Emocional. Ha publicado numerosos ensayos y textos sobre museografía y las emociones. Su libro La insurrección expositiva (TREA, 2007), es referencia específica sobre su disciplina. Con esta editorial también ha publicado Tener un buen Plan, un manual crítico sobre los planes museológicos de las colecciones, y Joven Museografía. La exposición autoportante, del que fue coordinador junto al arquitecto Arnaldo Basadonna. Director hasta 2010 del Espacio Escala de Cajasol, entre sus exposiciones más relevantes destaca la muestra Iceberg Tropical, del artista Luis Gordillo, en el MNCARS (año 2007), que fue considerada por la crítica la mejor del año.