La Guía del Paisaje Histórico Urbano de Sevilla, elaborada por el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH), expone que la torre de 178 metros levantada en la isla de la Cartuja por la sociedad Puerto Triana, liderada por Caixabank, «desdibuja» las vistas de la ciudad hispalense y teme además un «incremento del tráfico» y del «vehículo privado» en el entorno del edificio, a cuenta del nuevo puente proyectado por el Ayuntamiento entre dicho espacio y la calle Torneo.

Se trata de un estudio confeccionado por el IAPH y presentado la semana pasada, a modo de «instrumento de apoyo a la planificación» urbanística de la capital andaluza, donde por cierto no pocas voces reclaman ya la revisión del vigente Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), aprobado definitivamente en 2006.

El resumen de este documento, recogido por Europa Press, aborda diferentes aspectos sobre la relación entre urbanismo y patrimonio histórico en la ciudad de Sevilla, aludiendo como no podía ser de otra manera a la torre de 178 metros de altura promovida en el sector sur de la isla de la Cartuja por una sociedad encabezada por Caixabank, cuyo complejo urbanístico está a punto ya de ser inaugurado.

El documento, en ese sentido, rememora «el debate surgido en torno al impacto de la torre Pelli no sólo en el paisaje histórico de Sevilla en su conjunto, sino también sobre los bienes que forman parte del patrimonio mundial», dado que el proyecto estuvo cerca de costarle a la ciudad hispalense la declaración de Patrimonio de la Humanidad de la que gozan la Catedral, los Reales Alcázares y el Archivo de Indias.

Imponente presencia

Pero de cualquier manera, los expertos que han elaborado este documento, «sin hacer previsiones sobre el futuro reconocimiento social de la torre Pelli como icono de la ciudad de Sevilla, tal y como manifiestan quienes se han mostrado de acuerdo con su construcción», consideran que «es evidente su imponente presencia en algunas vistas de conjunto de la ciudad, tanto lejanas como cercanas, habiéndose convertido en un punto focal que desdibuja el resto de la urbe en las aproximaciones a la misma desde diversos accesos, sobre todo las carreteras de Extremadura, Huelva y del Aljarafe, desde donde se han obtenido las vistas más icónicas de Sevilla a lo largo de su historia con la Catedral y su torre campanario como hito patrimonial de su paisaje histórico».

El estudio, además, trata diferentes aspectos relacionados con la movilidad en las zonas de Sevilla con presencia de patrimonio histórico, considerando que el entorno de Puerta Triana, donde se alza la citada torre, constituye actualmente un «importante problema a resolver» y «se multiplicará exponencialmente con la ocupación de la torre Pelli», cuyo estacionamiento subterráneo cuenta con capacidad para más de 3.000 vehículos, si bien es cierto que la capital andaluza contabilizaba al cierre de 2014 unos 385.000 metros cuadrados de oficinas sin uso como consecuencia de la crisis.

En ese sentido, los expertos del IAPH opinan que la idea del Ayuntamiento hispalense de transformar en un puente para tráfico rodado la pasarela peatonal y ciclista que el PGOU contempla entre la calle Torneo y el sector sur de la Cartuja constituye «una posibilidad firme que incidirá de forma muy acusada en el incremento del tráfico rodado en la calle Torneo y en el fomento, una vez más, del uso del vehículo privado».

Aviso sobre el patrimonio industrial

El estudio, de otro lado, avisa de la «escasa reutilización» del patrimonio industrial de la ciudad, recordando que siguen sin uso aprovechable por la ciudadanía la antigua Fábrica de Artillería, que ha sido objeto de diversos proyectos de conservación por parte del Ayuntamiento, las antiguas naves de Renfe en San Jerónimo, la antigua fábrica de Vidrios La Trinidad o la antigua estación de Cádiz, ubicada en el barrio de San Bernardo y sobre la que pesa un proyecto privado para convertirla en un espacio deportivo y comercial, que aún no ha comenzado a ser ejecutado.

Lo mismo sucede, según avisa el IAPH, con diferentes «edificios militares de gran porte que pertenecen al Ministerio de Defensa y que en la actualidad carecen de uso y están amenazados de ruina». El documento, en ese sentido, señala expresamente los antiguos cuarteles de Alfonso XIII o de Daóiz y Velarde.

Del mismo modo, y entre otras cosas, el informe en cuestión trata el impacto y trascendencia de la Semana Santa en Sevilla, así como «el uso del espacio público durante esta festividad, que no se circunscribe exclusivamente a la semana de su celebración».

Y es que este asunto «es objeto de controversia por los efectos que produce en el tráfico, en el desenvolvimiento de la vida diaria en las zonas afectadas por el paso de cofradías, los agravios comparativos frente a otros usos o la visibilidad de unos espacios frente a otros en función de que estén o no incorporados a la carrera oficial».