Cumplir medio siglo de existencia es un lujo que todo pequeño negocio aspira a conseguir, máxime en momentos en los que es más habitual echar el cierre que poder sobrevivir con el producto. Por eso, la emblemática zapatería Calzados Alfonso, ha celebrado durante la mañana de hoy, sábado 26 de abril, sus cincuenta años de trabajo duro, en medio de un evento en el que no han faltado juegos infantiles, sorteos y detalles con los fieles clientes del histórico negocio.

A la conmemoración ha querido sumarse el Ayuntamiento de Sevilla, representado en la figura del alcalde, Juan Ignacio Zoido, y más específicamente el distrito Triana, con la presencia del delegado, Curro Pérez, y del director del distrito, Manolo Alés.

Un grabado y una medalla, detalles que el Ayuntamiento de Sevilla ha querido tener con Calzados Alfonso

Un grabado y una medalla, detalles del Ayuntamiento con Calzados Alfonso

«Calzados Alfonso, con la nueva generación que tiene, en especial con Marina, va a encontrar seguro la oportunidad de seguir otros cincuenta años más», comentaba el alcalde al tiempo que hacía entrega a la familia de un grabado del Arquillo del Ayuntamiento, realizado por un artista sevillano.

También se les ha otorgado una medalla «que simboliza el reconocimiento a cincuenta años de trabajo por Triana, por Sevilla, en recuerdo muy importante a quien del cielo hoy nos está viendo»,  concluía Zoido, haciendo referencia al histórico propietario, Ángel Alfonso, ya fallecido.

 

El Calzado de Triana

La familia Alfonso abrió su primer establecimiento en el año 1939, ya en Triana, aunque por aquel entonces se trataba de una alpargatería situada en la calle Castilla. El 26 de abril de 1964 abrirían el local actual de San Jacinto. «La imagen de marca de Alfonso en Triana es ya todo un clásico. Mi familia, que proviene del levante español, de Crevillente, se instaló en el barrio viendo el potencial negocio del calzado, tan necesario tras la Guerra», comenta Ángel Alfonso hijo, recordando con orgullo los inicios de la empresa.

Orgullo familiar y también el de Antonio, que lleva atendiendo a la clientela desde hace 35 años, conociendo a la perfección las necesidades y gustos de Triana y al que la familia valora especialmente por su dedicación.

El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, con la familia Alfonso al completo

El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, con la familia Alfonso al completo

Es un pequeño negocio pero que en verano además da trabajo, incorporando a dos dependientas, y que se ha ido afianzando por su filosofía de ofrecer, ante todo, calidad y comodidad. «Trabajamos con materia prima y fabricación 100% española y eso lo saben nuestros clientes, que prefieren asumir un precio medio porque saben que le vendemos un muy buen zapato», explica Ángel Alfonso, que no duda en situar a su hermana Marina como el auténtico talismán del establecimiento.

Es ella quien lleva las riendas desde hace quince años, y que respira aliviada al ver como han cumplido cincuenta «sufriendo mucho, pasando varias crisis pero con mucha ilusión siempre, con esfuerzo y trabajo».

Siguiendo la estela de su padre, Marina vio necesario celebrar esta simbólica fecha, que además es una manera de «agradecérselo al barrio, pues son los que nos han mantenido aquí durante tantos años. Nos ha dado muchísima pena ver caer a tantos y tantos negocios de la zona, que hoy los tenemos en el recuerdo», comentaba Marina Alfonso, que además ha querido agradecer la aportación de Hoteles Vértice y del bar Metrópolis, que han colaborado con el ágape, y a  la compañía de teatro de Rocío Álvarez Ossorio que, con su animación, han dado aún más vida a la pintoresca plaza de Peñaflor, que hoy estaba de celebración.