Los hosteleros también miran al cielo en estos días. Del clima depende que sus negocios registren mayor o menor número de ventas. Como cada año, la amenaza de lluvia se cierne no sólo sobre el arrabal sino sobre toda la ciudad de Sevilla que inquietante revisa constantemente las predicciones meteorológicas. Aún así, quienes regentan bares y pubs en Triana no pierden la esperanza y ya están pertrechados con provisiones y personal suficiente para afrontar los días grandes de la semana: Jueves y Viernes Santo.

Para estos establecimientos, la semana grande arraca aquí, en el Jueves Santo. En estos días tienen mayor afluencia de público y, por ende, la gran mayoría dobla el personal para atender al público. Es el caso del bar La Entrañable, ubicado en la calle Callao y en uno de los puntos álgidos del barrio, ya que por su puerta pasa el Viernes Santo, si el tiempo lo permite, la hermandad de La O ubicada a pocos metros de distancia. «El día antes viene mucha gente también, porque van a visitar los templos. Y si no llueve, pues suele venir más gente. Me cargo de comida, intento tener de todo, aunque haya poca variedad pero sí tener cantidad para dar de comer a todo el mundo, y doblo el personal en la plantilla», apunta José Francisco Arias, dueño del local.

El abastecimiento abundante de bebidas y comidas en los locales suele ser la tónica habitual, ya que el acceso de los proveedores a las zonas más transitadas de la ciudad por el paso de las cofradías es complicado. «Se hace el doble de pedidos, al ser más complicado el reparto, y en cuanto a la logística de personal, también se refuerza, sobre todo para el viernes, ya que con la salida de El Cachorro se prevé un mayor número de clientes», declara David Mármol, gerente de Premier Triana ubicado en Ronda de Triana 14J. A partir de las 15.00 horas abre sus puertas pero el cierre no está definido en estas fechas. «Hay gente que cuando viene de recogida, se pasa a tomar algo», añade.

Diego Rodríguez, propietario del Richelieu Copas y de la Cervecería Casa Diego, ambos ubicados en Esperanza de Triana 23 y 19 respectivamente, también asegura que los días en que registran mayor clientela son Jueves y Viernes Santo. «El viernes, cuando la Esperanza de Triana regresa, ahí es cuando nos preparamos con el doble de personal, en ambos locales, ya que suele ser uno de los días más fuertes de todo el año. Cada año estrenamos en ese día la temporada de caracoles, nuestra tapa estrella, pero este año, por la lluvia y el frío, no podremos», sostiene Rodríguez. Y aunque los proveedores recomiendan suministrar los pedidos con 10 días de antelación a la semana grande sevillana, «siempre están disponibles por si falta alguna mercancía».