Agolpados en la barandilla del Puente de Triana, los más curiosos no perdían detalle. Los focos, la música, la alfombra gris y centenares de asistentes han convertido el Paseo de la O en la tarde del martes en una auténtica pasarela. Desde las 16.30 horas comenzaba el VIII Certamen de Diseñadores Noveles de Andalucía, correspondiente a la décima edición de Andalucía de Moda. Nueve creadores andaluces aspiraban al premio de 5.000 euros. Para ello, y ante un jurado profesional, han desfilado durante más de una hora sus innovadoras colecciones, compuestas por diez trajes cada una.

El río Guadalquivir fue el eje del comienzo de este certamen con la espectacular entrada que hizo la colección de la primera participante, An Excusa, quien abría la pasarela con todas las modelos llegando al Paseo de la O en un barco. A continuación, el resto de los participantes veían logrado uno de sus sueños: ver sus diseños desfilando ante cientos de personas. Contrastes en los tejidos, algunos más coloridos, otros en tonos claros, transparencias, lanas, flecos, perlas, alguna que otra caída pero, sobre todo, mucha creatividad. El empedrado del Paseo de la O jugó malas pasadas a las modelos que con estoicismo tuvieron que hacer de tripas corazón para mantener el equilibrio sobre los vertiginosos tacones. Más de un tropezón que arrebató en varias ocasiones el aplauso de los asistentes como muestra del reconocimiento al esfuerzo. Incluso una modelo se descalzó provocando la ovación del público.

Tras más de una hora de nervios, risas, aplausos y mucha moda, el jurado se retiraba a deliberar. Durante el receso, en el backstage, los diseñadores noveles apuraban los últimos minutos antes de conocer al ganador del certamen. Inma Linares, una de los jóvenes creadores, estaba muy contenta con el desfile. «El premio es importante, pero para nosotros que estamos empezando y nos están conociendo, tener esta oportunidad y hacer la pasarela es el mayor premio, el mejor que nos pueden dar».

La gaditana Patricia Martín confesaba estar «muy nerviosa», y reconocía que «la cosa está muy reñida, son muy buenos y hay competencia». En caso de no ganar, seguirá adelante en el mundo de la moda y afirma que se queda con la experiencia. Maura Revuelta, o mejor dicho Francisco Maura Gutiérrez y José Luis Revuelta, aseguraban que el certamen les abre puertas. «Aunque no ganemos, participar y estar en contacto con gente del mundillo ya te enriquece». Marta Galdeano, procedente de Almería, también manifestaba que el certamen es una plataforma que da cabida a los jóvenes que «aún no tienen nombre. Y hay mucho nivel. Si yo fuera el jurado, no sabría por cuál decidirme».

Finalmente, se daba a conocer el ganador: el diseñador sevillano Anel Yaos. Su colección The other side of heaven, puramente masculina, apostaba por prendas clásicas y otras voluminosas y atrevidas en incluso femeninas, como faldas y colas. Todo ello elaborado en tonalidades de grises y blanco y con tejidos sastres, punto de lana, gabardina o pelo. Anel estaba sorprendido al saberse ganador de los 5.000 euros. «Me vienen muy bien para seguir formándome, para seguir adelante, seguramente en cursos de estilismo», comentaba ante las numerosas felicitaciones y los flashes. A sus 25 años, el ganador del VIII Certamen de Diseñadores Noveles de Andalucía ha querido mostrar con su obra que «el hombre nunca pierde su masculinidad». Una obra que no ha dejado indiferente a los miembros del jurado y, por ello, afirman, que ha habido unanimidad a la hora de elegirle ganador. Por su parte, la jienense Claudina Mata ha recibido la Mención Especial del concurso, dotado con un premio en metálico de 1.000 euros.

Tras el Certamen de Diseñadores Noveles, se celebraba el Espacio Plataforma de Nuevos Creadores, a las 20.00 horas, y en el que participaron los diseñadores Alex de la Huerta, Bea Nevot, Inés de Tovar, Javier Fernández y Reyes Burgos.