En apenas un año ha recibido dos encargos oficiales importantes que lo han puesto en el punto de mira artístico. En 2012, tuvo que hacer frente al cartel de la Semana Santa de Triana. Ayer, Chema Rodríguez desvelaba en el Salón Colón del Ayuntamiento de Sevilla su última obra: el cartel de las Fiestas de Primavera de Sevilla 2013. «He querido transmitir el alma que tienen todas las fiestas, ese alma que pertenece a Sevilla, que olvidamos que está ahí latiendo. No he querido expresar la Feria, ni la temporada taurina, ni cualquier otra fiesta en concreto ni excluir ninguna», explica el pintor trianero Chema Rodríguez. Su vida siempre ha girado en torno a un lápiz y a un papel. La pintura ha sido su vocación que se convirtió en oficio. «Siempre he tenido un lápiz en la mano, no me distraía con otras cosas ni con ningún juguete. Terminé Bellas Artes en el año 99 y el año pasado me doctoré en la especialidad de pintura», apunta.

Asegura que siempre ha combinado la docencia con la pintura, las clases con sus lienzos. «Ahora que no se vende arte, es un buen complemento», sostiene. Trianero afincado en la zona de San Lorenzo, «cada dos por tres» pisa su barrio, Triana, donde viven sus padres y al que se siente muy vinculado y arraigado. «Precisamente estando en Triana me anunciaron que sería el autor del cartel de las Fiestas de Primavera, en los días previos a la Velá. Recibí la noticia con muchísima emoción y con la felicitación por parte del alcalde de Sevilla y del delegado del distrito Triana», recuerda orgulloso.

Y al cartel le ha puesto rostro, con nombre y apellidos. Paula Jannone, una joven sevillana de tan sólo 14 años, hija de unos amigos, que ha posado para él como una auténtica modelo. «Se acercaba a la idealización de modelo que estaba buscando. No es un retrato, ella me ha servido como modelo para llevar a cabo esa idealización. Para ella ha sido una experiencia nueva, parte de un juego, y lo ha vivido desde una niñez preciosa», afirma Rodríguez. Y gracias a esa inspiración, ha conseguido transmitir «el espíritu de Sevilla en primavera, como las flores a punto de abrir, unos segundos previos antes de suceder algo maravilloso, las vísperas, esos momentos previos cuando una mujer está delante del espejo antes de salir a una fiesta».

Pero como toda obra que se expone públicamente, la repercusión no se ha hecho esperar y ya se han manifestado las opiniones a favor y en contra. «Todo lo recibo con interés. Las críticas más duras me las he hecho yo mismo durante todo el proceso y justifica que lo que he presentado es muy coherente con mi manera de hacer las cosas y entender este proyecto. No se puede contentar a todo el mundo ni todo el mundo está formado en la crítica de arte en la misma medida». El libro sobre gustos está escrito en blanco. Y quien desee contemplar esta obra, podrá «admirarla, disfrutarla y ser crítico» acercándose al patio del Ayuntamiento de Sevilla, donde están expuestos tanto el cartel como los bocetos.