Cargado de regalos y dispuesto a recoger las cartas de los más pequeños dirigidas a los Reyes Magos. Así se presentaba ayer por la tarde el Cartero Real en La Dársena entre más de un centenar de personas congregadas para recibir la real visita. Bajo una carpa dispuesta para tal fin, uno a uno desfilaban los niños de La Dársena, carta en mano y ansiosos por conseguir algún que otro regalo como anticipo, para esperar con más ánimo la larga cuesta para ellos hasta el próximo 6 de enero de 2013. Con un cierto parecido al delegado del distrito Triana, Curro Pérez, el Cartero Real escuchaba pacientemente los encargos de cada niño y posaba amablemente ante los flashes para inmortalizar el mágico momento. «Es emocionante, las peticiones son variadas, según sus gustos, desde juguetes tecnológicos, Nancy, Playmobil…», apuntaba el Cartero Real mientras seguía repartiendo caramelos y regalos. Los más vergonzosos apenas articulaban palabra ante la visita real, otros explicaban que ya habían depositado otra carta similar en otro lugar y algunos incluso indicaban en qué tienda se encontraba su regalo. Eso sí, todos reflejaban la misma ilusión en sus caras en este día especial creado para los niños.

La visita estuvo amenizada por el Coro de Triana Entre dos Ríos, además de un castillo hinchable instalado también en el Parque de La Dársena y las castañas típicas de la época, asadas por el castañero habitual de la calle San Jacinto. Una auténtica fiesta por todo lo alto desde las 18 hasta las 20.30 horas, y todo gratuito. Los responsables de este evento, que se viene celebrando desde el año 2000, son los integrantes de la Asociación de Vecinos La Dársena. «Se reparten 250 juguetes, caramelos, golosinas, 30 kilos de castañas, y normalmente vienen niños de La Dársena, aunque no le negamos nada a nadie si viene de cualquier otra parte», apunta José González, presidente de la asociación. Y es que esta entidad realiza durante el año varios acontecimientos que corren a su cargo, como la tradicional comida para los mayores de la residencia de Nuestra Señora de Consolación en la avenida de Coria. «Estamos ahora vendiendo lotería a 22 euros el décimo, y ya hemos vendido más de 8.000 euros», afirma González. Buscan sus formas de encontrar la financiación perfecta para seguir haciendo, con esfuerzo, trabajo y, sobre todo, mucho cariño, un poquito más felices a los vecinos de Triana.