El Hogar de Nazaret ubicado en las instalaciones de la Parroquia de San Joaquín, en la calle Papa Juan Pablo I, necesita «voluntarios que les ayuden en su labor con los niños de los que se hacen cargo y otras tareas diversas». Éste es el llamamiento que realizan desde la página web de la parroquia con el objetivo de apelar a la solidaridad de quienes deseen colaborar con el centro. Para ello, han convocado una reunión informativa esta tarde a las 20.00 horas en la mencionada iglesia donde los interesados en aportar parte de su tiempo a esta actividad podrán obtener más datos acerca de esta «llamada solidaria».

El Hogar de Nazaret nació hace escasos meses como un proyecto de atención para familias en situación de dificultad y riesgo y que atraviesan una complicada conyuntura. El objetivo es atender a los más pequeños mientras sus padres están trabajando y ha sido impulsado por las Cáritas y comunidades parroquiales de Nuestra Señora del Buen Aire y San Joaquín, en colaboración con algunas Hermandades y el Centro de Orientación Familiar (COF) de Triana.

«Se trata de una casa de acogida, y aquí reunimos el espacio suficiente. Se detectaron las dificultades y la problemática de personas que no podían dejar a sus hijos en ningún lugar a la hora de irse a trabajar, o que no podían aceptar los trabajos, estando en situación de desempleo y pobreza, por no tener a ningún familiar o conocido con quien dejar a su hijo», apuntaba entonces Juan Luis García, párroco de San Joaquín. Sin ánimo de convertirlo en una guardería, el sacerdote explicaba que «está totalmente abierto, todos los días durante 24 horas, pero cada caso hay que estudiarlo. Nuestra misión es que los niños crezcan sanos y que cualquier trauma sea pasajero».

Y para ello, contando también con la colaboración del Ayuntamiento de Sevilla mediante la prestación de servicios sociales, pusieron en marcha esta iniciativa hecha realidad convirtiendo estas instalaciones en un auténtico hogar, con un salón-comedor, dormitorios individuales, muy juvenil y acogedor. Además, cada mes deben hacer frente a los gastos económicos que conlleva el mantenimiento de la casa, que asciende, según el párroco, a 1.250 euros al mes. Sin duda, toda la ayuda es bienvenida a este Hogar de Nazaret que busca voluntarios para poder seguir desarrollando esta actividad solidaria.