El monumento en homenaje al único puente sobre el Guadalquivir que tuvo Sevilla durante casi siete siglos toma forma en Triana. De momento, en forma de maqueta. La asociación Puente de Barcas, junto al arquitecto Enrique Carvajal Salinas, ha ideado lo que sería una forma de rendir tributo a tan emblemática construcción. Una base con 17 bloques de pidra, 17 barcas de bronce y varillas de acero simulando las tablas de madera es la magna obra que proponen estos trianeros preocupados por «difundir la historia y el patrimonio artístico» de la ciudad.

Tras más de un año de bocetos y deliberaciones, el prototipo ha visto la luz. «Hemos elaborado dos maquetas, una que es la principal y que recoge tanto la ubicación como el monumento, y otra sólo con las piedras y barcas para que se vean con más detalle», explica Andrés Segura, presidente de esta asociación cultural sin ánimo de lucro. Y es que el fin principal con el que se crea esta entidad es «poner un recuerdo al puente de barcas, además de difundir el patrimonio artístico, leyendas y costumbres, como recogen nuestros estatutos», añade Segura.

El monumento al Puente de Barcas toma forma en TrianaDe esta forma, han diseñado una obra de grandes dimensiones en la que figuran las 17 barcas que componían esa pasarela de madera que unía Sevilla y Triana. En el suelo, como muestra la imagen de la maqueta, han instalado unas luces para asemejarlas al agua. «Todos los materiales tendrían que ser de calidad y resistentes para estar en exterior, y estaría iluminado 24 horas», sostiene el presidente.

La idea, en esta fase inicial, ha tomado forma en la maqueta pero la financiación se convierte en el tema más arduo para salir a flote. «La idea es que los trianeros, las empresas, instituciones y organizaciones colaboren con patrocinios. En el monumento se incluiría una placa con el nombre del patrocinador, incluso había pensado que cada barca corresponda a uno de ellos», define.

La ubicación

Tras un estudio minucioso del posible espacio donde ubicar esta moderna réplica, en la maqueta se plantea el lugar idóneo según Andrés Segura: en el paseo de la O, debajo de la capillita del Carmen. «Estuvimos viendo espacios junto al barranco, en el Altozano, y tras darle muchas vueltas, éste es el sitio ideal para ponerlo cerca del puente de Triana, y cerca de donde estuvo realmente el puente de barcas durante casi siete siglos aunque temporalmente se trasladó frente a la Maestranza mientras se construía el actual».

Segura manifiesta que la asociación pretende «que los trianeros y Sevilla conozca la idea». De momento, han dado un gran paso con la elaboración de esta maqueta. «Idea, ganas y corazón tenemos, dinero…ni un duro», declara el presidente. Fruto de su tenacidad, este bosquejo que les acerca un poco más a su añorado monumento en honor al histórico puente de barcas.