El plan de movilidad propuesto en la Cartuja propuesto por la Junta de Andalucía, anunciado la pasada semana, ha suscitado opiniones a favor y en contra entre parte de los trabajadores que cada día acuden al parque científico y tecnológico. El objetivo sería, según anunciaba la Consejería de Fomento y Vivienda, combatir el aparcamiento indiscriminado en este entorno. Para ello, han propuesto a la dirección del parque científico y tecnológico Cartuja 93, así como al Círculo de Empresarios del recinto, que los trabajadores aparquen en las plazas de la Empresa Pública de Suelo de Andalucía (EPSA) en la avenida Carlos III y que vayan a pie a sus oficinas. En total, dispondrían de un 2.650 plazas de estacionamiento que EPSA posee en diferentes bolsas de suelo de la avenida de Carlos III, estimando un recorrido a pie hacia el parque de media inferior a 500 metros. De esta forma, apuntan, se modificarían los hábitos adquiridos en el aparcamineto privado sobre las plazas legales e ilegales del viario interno, poniendo a disposición estos aparcamientos y ejes peatonales de conexión desde dichas zonas hasta las empresas.

Algunos de los trabajadores encuestados por Sevilla Ciudad apoyan esta iniciativa. «Muchas veces los coches aparcan en doble fila y se hace inviable, no se puede pasar con el coche, se forma bastante caos», apunta Elena. Asimismo, César, que trabaja en una de las oficinas ubicadas en Américo Vespucio, cree que «es perfecto porque hay muchas oficinas y muy pocos aparcamientos habilitados. Aunque si es en Carlos III hay muchas oficinas hacia el otro lado de la Cartuja y es un paseo». Su compañero Juan cree que, en principio, «es muy buena idea, ya que uno de los problemas que hay en la Cartuja es la falta de espacios de aparcamiento».

Según los conteos realizados para la elaboración del plan, un 66% del total de aparcamientos del Parque Tecnológico son legales, mientras que un 34% son ilegales. Sin embargo, algunos reciben esta posible medida con cierto recelo. «Hemos hablado en muchas ocasiones del plan de movilidad. La realidad es que hasta el momento no se ha hecho ninguno. Esperamos que realmente se haga uno con la suficiente seriedad para beneficio de toda esta zona que cada vez está más en auge», apunta Antonio. Otros, creen que los aparcamientos, si están a una distancia de 500 metros de las oficinas, no tendrán la aceptación esperada. «Si son 500 metros mucha gente seguirá aparcando mal en lugar de hartarse de andar», explica Desireé. Jose, por su parte, cree que las inclemencias meteorológicas como la lluvia puede también ser un inconveniente para hacer uso de unas plazas de estacionamiento alejadas de los puestos de trabajo, mientras que Manuel piensa que habrá una zona de la Isla de la Cartuja, «concretamente la zona Este», que sería «ideal dotarla también con aparcamientos».