El concejal del Grupo Socialista Joaquín Díaz ha visitado esta semana el Corral de la Encarnación, un edificio de Triana rehabilitado en el anterior mandato para albergar 13 viviendas sociales y una amplia zona para usos vecinales y culturales, para analizar con las familias allí realojadas el proceso iniciado por el gobierno de Zoido para convertirlo en unas dependencias de la Policía Local.

Joaquín Díaz lamentó que la comisaría ya no sólo inutilice la casa tapón, diseñada como zona de usos comunes para el barrio, sino que suponga la supresión de una de las 13 viviendas sociales que estaba ya construida y amueblada desde hace meses a la espera de que Urbanismo la asignara a una familia realojada. «Es otro ejemplo de la nula política de vivienda del gobierno de la ciudad. Los edificios y las viviendas pasan de un área a otro sin que ninguna delegación sepa qué hacer con ellos, se renuncia a cualquier plan de ampliación de viviendas sociales, se endurecen las condiciones para los realojados y ahora además se cambia una vivienda social ya habilitada por espacio para una comisaría», criticó el concejal socialista.

Joaquín Díaz subrayó que el edificio del Corral de la Encarnación, ubicado en la calle Pagés del Corro, ha estado vacío durante meses hasta que el gobierno de la ciudad se decidió a empezar a ocupar las viviendas con las familias realojadas que tenían derecho a regresar. A pesar de esto, decenas de pisos siguen desocupados debido al «descontrol» en la política de vivienda del gobierno de la ciudad. En febrero de este año, el gobierno de la ciudad decidió utilizar el espacio de la casa tapón diseñado para usos sociales y culturales y que lleva casi dos años cerrado como dependencias de la Policía Local. Un uso al que se sumó el pasado 7 de junio una de las trece viviendas sociales pese a que ya está amueblada y preparada para que sea realojado allí un vecino.

«El gobierno debe rectificar, este no es el espacio adecuado para una comisaría de Policía Local. Hay otras ubicaciones municipales en el distrito mucho más adecuadas. No está adaptado ni para los agentes que tengan que prestar servicio allí ni para tener un uso compatible entre comisaría de Policía Local y edificio de viviendas sociales», advirtió el concejal socialista, Joaquín Díaz, quien remitirá varias preguntas a la próxima comisión de ruegos y preguntas para que se aclaren interrogantes que siguen sin resolverse: «El gobierno de la ciudad debe aclarar si se van a realizar obras que supongan una destrucción de los trabajos ya realizados con fondos municipales; si se han realizado los estudios sobre las fórmulas de prestación del servicio por parte de los agentes de la Policía Local y especialmente sobre la movilidad en la zona; y cómo se va a resolver el acceso a los pisos sociales una vez que la casa tapón, que es la única entrada al inmueble esté ocupada por una comisaría».

Joaquín Díaz subrayó en este sentido la preocupación de las familias que ya están realojadas en el Corral de la Encarnación y que desconocen si a partir de ahora van a tener que mostrar el DNI cada vez que entren o cuando reciban una visita o cómo se va a compatibilizar un uso como comisaría con un corral que se diseñó pensando en habilitar zonas de convivencia en las zonas abiertas y comunes.