El concejal socialista Joaquín Díaz ha denunciado el «abandono y el deterioro» del Muelle Camaronero, la pasarela peatonal sobre el río de la calle Betis construida con cargo al Plan 5.000 del Gobierno central, que lleva casi tres años completamente cerrada y que ha sufrido ya numerosos destrozos. «Es vergonzoso que una infraestructura que debía ser un nuevo atractivo turístico para Triana y que fue objeto de una inversión pública esté sin uso y cerrada al público desde hace casi tres años sin que este gobierno sea capaz de hacer nada para empezar a ponerla en valor», explicó el concejal socialista.

Las obras de la pasarela peatonal de la calle Betis concluyeron a principios de 2012 tras una inversión pública realizada por el Ayuntamiento con fondos estatales. Hasta junio de 2013, el gobierno de Zoido no dio «ni un solo paso» para poner en valor este espacio. En esa fecha presentó un anteproyecto de construcción de un quiosco con veladores que presentaba «algunas dudas» en cuanto al acceso público que dejaba a los ciudadanos, a su encaje en una Zona Acústicamente Saturada, y en cuanto al aprovechamiento por parte de turistas y ciudadanos que no quisieran consumir de la pasarela. «En vez de resolver las dudas e introducir las modificaciones necesarias en el proyecto, el gobierno de Zoido decidió guardarlo en un cajón donde lleva más de un año, sin que hasta ahora se hayan dado más explicaciones que, como viene siendo habitual en el gobierno del PP, culpar a otra administración», relató Joaquín Díaz.

En la última respuesta registrada a preguntas del Grupo Socialista sobre la situación de esta pasarela, el gobierno del PP anunció en septiembre de 2013 la inminente licitación del proyecto de implantación de quioscos con veladores en la pasarela, una licitación que nunca se produjo. «Siguen pasando los meses y no es que no  puedan poner los quioscos con veladores que representan el único modelo que entiende este gobierno, es que tampoco han tomado ni una sola medida para abrir este espacio y empezar a ponerlo en valor mientras se resuelve si se puede o no licitar para quioscos y en qué condiciones», apuntó el concejal socialista.

Este cierre de un espacio peatonal sobre el río está provocando además un grave deterioro por la falta de limpieza, mantenimiento y conservación del espacio que puede provocar que «cuando finalmente el Ayuntamiento, sea en este mandato o ya en el siguiente con otro gobierno, lo abra al público y lo ponga en valor tendrá que asumir el coste de las obras de reparación de los numerosos desperfectos».