En la calle Pureza reside el vecino más antiguo de Triana. Nunca se ha mudado de su barrio y, en contadas ocasiones, cruza el río hasta el centro de Sevilla. Vive con su madre y son muchos los vecinos que lo visitan y veneran. El Cristo de las Tres Caídas es el más longevo de los trianeros.

La talla fue realizada en el primer tercio del siglo XVII, no teniendo una autoría definida, aunque muchos autores la atribuyen a la gubia de Marcos Cabrera. Su ejecución es en madera policromada. Sus muchos achaques han sido salvados por insignes médicos de la madera como son Manuel Gutiérrez Reyes-Cano, Antonio Castillo Lastrucci o Luis Álvarez Duarte.

¿Quieres conocer más detalles? Lea el reportaje completo que publica Pasión en Sevilla.

El vecino más viejo del barrio de Triana