Antonio Liz, veterano histórico del Sevilla FC, esperancista entusiasta y Trianero de Honor la pasada Velá, ha fallecido este sábado. Las muestras de afecto han saltado a las redes sociales, donde numerosos amigos han lamentado su pérdida.

Antonio Liz recoge su galardón en la Velá de 2013.

Antonio Liz recoge su galardón en la Velá de 2013.

Nació en el entorno de una familia de futbolistas -su hermano es Manolo Liz I- y sus comienzos se remontan a lequipo de infantil en el colegio de los salesianos. «Vino un ojeador del Sevilla FC y me preguntó si quería irme al equipo, así que empecé a jugar en los juveniles. Después me fui al Granada hasta que me reclamó de nuevo el Sevilla al final de temporada, luego al Celta de Vigo, al Cádiz… He tenido una vida como la Piqué, todos los años con el baúl de un lado para otro», explica orgulloso Antonio Liz en una entrevista que concedió a Sevilla Ciudad días antes de celebrarse la que sería su última Velá. Este trianero debutó en el Sánchez Pizjuán en la temporada de 1955/1956.

Tras retirarse, trabajó como agente comercial hasta que le llegó la jubilación, aunque lo que no abandona nunca es su Triana querida. Ha sido el hermano número 62 de la hermandad de la Esperanza de Triana, costalero del Cristo de las Tres Caídas y con él, sus hijos.

Las felicitaciones que Liz recibió en la pasada Velá de Triana se torna hoy en pésames a su familia y amigos. Triana despide a uno de los suyos.

 

Noticia relacionada:

Lea la entrevista que concedió a Sevilla Ciudad.

Liz: «Le dije al entrenador del Sevilla que salir de costalero servía de entrenamiento»