Izquierda Unida ha iniciado este miércoles una campaña informativa con el fin de denunciar la decisión del Gobierno de Zoido de ampliar la zona azul en Sevilla y, a la par, exigir la paralización de una medida «estrictamente recaudatoria y desmesurada», que no sólo no mejorará la movilidad en la ciudad sino que además se ha adoptado sin ningún tipo de consenso con el tejido social y asociativo.

El escenario escogido por IU para poner en marcha esta iniciativa ha sido el Parque Científico y Tecnológico de la isla de la Cartuja, un área meramente laboral que se verá seriamente afectada por el establecimiento de la zona azul. Allí, un nutrido grupo de militantes, encabezados por su coordinador local, José Manuel García, y por los concejales Antonio Rodrigo Torrijos y Josefa Medrano, han participado en el reparto de 5.000 octavillas, donde se avisa a los ciudadanos de que «Zoido quiere cobrarte por aparcar aquí».

Según ha explicado García, esta campaña se extenderá durante los próximos días al resto de enclaves perjudicados por el proyecto de zona azul que el PP ha pergeñado y que, como es sabido, supondrá un aumento del 77% de las plazas de estacionamiento de pago que hoy hay en la capital hispalense.

«Lo que queremos es que Zoido escuche y respete la opinión de los vecinos», ha apuntado el coordinador local de IU, después de criticar los criterios de distribución, «absolutamente irracionales e injustos», aplicados para determinar el futuro mapa de la zona azul. Así, ha considerado «incomprensible» que dicho sistema se implante en lugares como la Cartuja, «donde los sevillanos vienen en coche para estudiar o trabajar», mientras se reduce notablemente en Los Remedios.

Por su parte, Torrijos ha censurado la urgencia con la que el PP pretende tramitar «esta nueva privatización», que se suma a las ya llevadas a cabo en otros ámbitos (instalaciones deportivas, vivienda, Mercasevilla…) en el presente mandato. Y es que, según ha denunciado el portavoz de IU, «con Zoido al frente del gobierno local, se está produciendo un proceso de transferencia de rentas públicas a privadas sin parangón” para “convertir a la ciudad en un factor exclusivo de negocio».

En total son más de 20.000 las octavillas que Izquierda Unida prevé repartir desde este miércoles hasta el domingo por aquellas calles y barrios donde «dentro de poco habrá que pagar por aparcar». En cualquier caso, Torrijos se ha mostrado esperanzado en que «entre todos seamos capaces de sumar suficientes fuerzas y alianzas para lograr que Zoido rectifique». Paralelamente, la campaña se difundirá por internet y las redes sociales y, muy en particular, a través de Twitter bajo el hashtag #zonaazulno.

Por último, hay que anotar que esta no es la única acción que IU ha impulsado estos días para intentar frenar la ampliación de la zona azul en Sevilla. Así, cabe recordar que, además de esta campaña, la federación de izquierdas reclamará en el próximo Pleno la paralización del concurso abierto, mediante un ruego, al tiempo que ha formalizado también ante el Consejo Económico y Social de Sevilla (CESS) una petición para realizar un debate sobre la situación de la movilidad en la ciudad.