Correr para ayudar a los niños del Sahel. Ese es el objetivo de la II Carrera Solidaria denominada «Kilómetros de solidaridad» que tendrá lugar mañana sábado 6 de abril en el Colegio Los Salesianos San Pedro de Triana a las 11 horas. ELI (English Language Institute) organiza esta segunda edición, en coordinación con Save the children, para recaudar fondos para mejorar la vida de miles de niños del Sahel, donde sufren una pobreza extrema.

Pueden participar niños de entre 4 y 14 años. Cada niño debe buscar patrocinadores entre sus familiares y conocidos, quienes se comprometen a abonar una cantidad, por ejemplo, 1 euro por cada «kilómetro» simbólico que él recorra. Porque lo importante no es ganar, sino ayudar. «El año pasado tuvo un gran éxito, y este año ya contamos con 100 niños inscritos. Puede asistir todo aquel que desee colaborar y hacer deporte de una manera solidaria. Los participantes saben que corren por otros niños, no por un premio ni para ser primero o segundo. Las distancias son simbólicas, mucho menor a un kilómetro», apunta Sandra Mijares, ayudante de dirección en ELI.

Cada participante aporta la cantidad que pueda y los recorridos para la carrera son «simbólicos».«El Colegio Salesianos de Triana ofrece sus instalaciones de nuevo para este evento, cuya entrada será por la calle Esperanza de Triana, y se establecerán tres recorridos: de 4 a 6 años, de 7 a 9 años, y de 10 años en adelante. Sólo por organizarles un poco para que tengan cierto orden», apunta Mijares.

Al finalizar, a cada niño se le dará un zumo y en esta ocasión, cada participante podrá escribir un mensaje atado a un globo que luego se soltará como un acto simbólico. «Los niños son conscientes de que no corren para competir, sino para ayudar a los niños del Sahel. Todos los que asisten ese día, incluso los trabajadores de ELI, son voluntarios», explica Sandra Mijares. El dinero recaudado será destinado íntegramente a los más desfavorecidos, por lo que todo el esfuerzo será recompensado con esta pequeña gran ayuda. De esta forma, además de pasar un buen rato y hacer deporte, los más pequeños contribuyen al desarrollo de este proyecto promovido por ELI para cubrir, al menos, una parte de las necesidades alimentarias que viven los niños del Sahel.