Al más puro estilo trianero, la Asociación de Vecinos La Dársena celebra la noche de fin de año. Una tradicional fiesta que organizan desde hace once años bajo el nombre de «candelá» y que reúne a centenares de vecinos de este popular barrio. Y en esta jornada, no faltarán a su cita para dar la bienvenida al 2014.

Y es cada como cada 31 de diciembre, La Dársena se viste de fiesta. Tras las 12 campanadas, los residentes de la zona se concentran en torno a grandes bidones con candelas para comenzar un nuevo año arropados por el fuego, cantes, bailes y una inmejorable compañía. «Este formato es como se hacía antiguamente en los patios de vecinos, donde se reunían todos para los festejos», explica José González, presidente de la Asociación de Vecinos La Dársena.

Más de una década conmemorando la llegada de un nuevo año y hermanando a los más de 500 vecinos que conforman esta barriada. «Todos nos felicitamos el año y tomamos champán aquí en el entorno de Triana y encendemos la «candelá» como antiguamente para calentarnos», apunta González. Y así, al cobijo de la lumbre, sin temor a las bajas temperaturas, degustan además dulces típicos navideños, pestiños, bebidas y todo ello aderezado con una actuación musical, que este año correrá a cargo del grupo Legendario.

Pero si la temida lluvia hace acto de presencia, hay dispuestas dos carpas bajo las que guarecerse para que no decaiga la fiesta. No falta tampoco el típico chocolate caliente ya bien entrada la madrugada, para endulzar la recta final de toda una noche de fiesta, convivencia y hermandad.

Una entrañable manera de celebrar el fin de año que disfrutan de forma gratuita gracias a la gestión de esta entidad vecinal, que les permite organizar eventos como éste. El más reciente, la visita del Cartero Real que tuvo lugar hace unos días para recoger las misivas de los más pequeños. Y otros acontecimientos que corren a su cargo, como la tradicional comida para los mayores de la residencia de Nuestra Señora de Consolación en la avenida de Coria. Buscan sus formas de encontrar la financiación perfecta para seguir haciendo, con esfuerzo, trabajo y, sobre todo, mucho cariño, un poquito más felices a los vecinos de Triana.