Triana, y concretamente la calle Betis y el Altozano, se convierte en estos días en el epicentro de la ciudad. Hasta aquí se desplazan cientos de turistas y sevillanos para disfrutar de la Velá de Santiago y Santa Ana que finaliza el próximo viernes 26 de julio. Pasear, comer, beber y disfrutar del ambiente en estos «días señalaítos» son los principales objetivos de quienes se acercan hasta esta histórica celebración. Pero, ¿cuál es la vestimenta más apropiada? ¿Qué se puede comer y beber en las casetas? ¿Qué hacer en la Velá? A continuación, algunas claves para visitar la fiesta grande de Triana.

-Cómo vestir. Las altas temperaturas obligan prácticamente a cualquier viandante a lucir una indumentaria ligera y fresca. Muchas de las casetas abren a partir de las 12.00 de la mañana, y aunque algunas de ellas tienen microclima, es conveniente vestir pantalón corto y camisetas o vestiLas claves para visitar la Velá de Trianados, además de calzarse con unas sandalias. Es aconsejable, en estas horas de máximo calor, ataviarse con un sombrero y no olvidarse del fiel acompañante de las mujeres en los días de verano: el abanico. El ambiente de día es muy tranquilo, y las casetas aprovechan básicamente para hacer acopio de viandas para el momento culmen de la fiesta: la noche. Es entonces cuando la canícula da una tregua y se respira un ambiente un poco más fresco. Es el momento para quienes deseen lucir una vestimenta más formal, aunque siguen primando las bermudas y prendas ligeras.

-Qué comer y beber. Todas las casetas son de acceso libre, por lo que en cada una de ellas el visitante es bienvenido. La cerveza y el rebujito -también protagonista de la Feria de Sevilla- son los clásicos indiscutibles en lo que a bebidas se refiere. Las sardinas, los montaditos, la tortilla y los pinchitos son los platos estrella durante la fiesta, sin hacer resentir el bolsillo, ya que los precios son populares y más económicos. Atrás queLas claves para visitar la Velá de Trianadaron los barbos en adobo típicos en esta celebración hace décadas, para dar paso a otras delicias gastronómicas. Una gran variedad de productos entre los que no faltan las bebidas espirituosas e infinidad de ofertas en consumiciones.

-Qué hacer. La Velá también se disfruta paseando. Un olor y sabor que se perciben a lo largo de toda la calle Betis, a orillas del Guadalquivir, y con el puente de Triana engalanado e iluminado cada noche. Los más pequeños tienen la oportunidad de subir a varias calesitas y atracciones ubicadas en esta vía, y también los mayores pueden disfrutar del ocio con varias tómbolas, entre otros. La Plaza del Altozano es el lugar de encuentro cada noche para celebrar las actuaciones artísticas (ver programación de la Velá) y congrega a numerosos espectadores. Más abajo, entre este enclave y el comienzo de la calle Betis, el visitante puede disfrutar de los tradicionales buñuelos con chocolate, de las famosas y características avellanas verdes, de cócteles tropicales e incluso comprar en los diferentes puestos que ponen a la venta complementos y prendas