Todo un éxito. Éste es el balance de los alumnos de la Escuela Superior de Ingeniería de la Universidad de Sevilla tras el lleno absoluto ayer por la tarde en la Gala de Ingenieros que celebran cada año. Alumnos, profesores y visitantes abarrotaron el salón de actos para no perderse una tarde de humor y espectáculo. «Ha salido todo fenomenal, mejor de lo que esperábamos y el público ha respondido muy bien», valora Arantza Cuéllar, coordinadora del Aula de Cultura de la Escuela Superior de Ingeniería.

Como cada año, las clases quedaron interrumpidas y el salón de actos se llenó para disfrutar durante más de dos horas de un evento realizado por los propios alumnos de la escuela, donde «se parodian temas tales como el día a día en la escuela y en la universidad, con un humor «inteligente» relacionado con el ámbito de la ingeniería, a la par que se entregan premios a los profesores más votados por los alumnos», explicaba Cuéllar.

Sin embargo, este año ha habido ausencias. «La única diferencia es que este año el director no pudo asistir y no recogió su Óscar. Tampoco lo hizo el profesor que recibía el de peor profesor, como es normal», apuntaba la coordinadora. Y es que este último, el denominado Óscar negro, es el premio menos atractivo entre los profesores que cada año reciben estos galardones. Por su parte, el director recibe un premio honorífico ya que «no tiene competencia».

Según explica Arantza Cuéllar, «no hubo contratiempos y todo surgió como planeamos, salvo algún que otro chiste improvisado, por lo que tampoco faltaron las risas detrás del telón». Para Cuéllar, es el primer año viendo la gala detrás del telón, lo cual, indica, es «más satisfactorio que verla desde fuera». La Gala de Ingenieros es fruto de muchos meses de trabajo y esfuerzo, ya que desde el mes de septiembre comienzan a preparar el espectáculo, que se divide en cuatro actos. «Es un trabajo muy duro y requiere mucha dedicación y esfuerzo, pero se ve recompensado cuando ves el escenario y la acogida del público que viene dispuesto a pasárselo bien», declara satisfecha la coordinadora.