Una trabajadora de la Gerencia de Urbanismo de Sevilla ha recogido y registrado más de 1.100 firmas para pedir al Ayuntamiento hispalense que mantenga a la colonia de gatos que vive desde hace más de dos décadas en las inmediaciones de esta institución.

Las firmas han sido recogidas a través de la plataforma digital change.org  en «poco más de una semana», según Carmen Jiménez, impulsora de la iniciativa y una de las cuidadoras voluntarias de estos animales.

Según explica Jiménez en un comunicado, en los jardines que rodean la Gerencia de Urbanismo, situada en la Isla de la Cartuja, vive esta colonia de gatos desde hace más de 20 años y son alimentados por algunos trabajadores de forma voluntaria y altruista. Sin embargo, este mes la dirección de la Gerencia ha prohibido darles de comer y de beber, como se venía haciendo hasta ahora, y ha desmantelado los puntos de comida y bebida que estaban dispuestos para los felinos.

Seis gatos muertos en los últimos días

Como consecuencia de esta situación, la trabajadora asegura que ya son seis los gatos que han muerto en los últimos días, tanto por falta de comida y agua como atropellados cuando salen del recinto a buscarla. Por este motivo, los escritos presentados en el registro piden a los responsables municipales que «mantengan a la colonia de gatos de la Gerencia de Urbanismo en el lugar donde han estado más de dos décadas y en las mismas condiciones, con su espacio de comederos y bebederos que tenían».

Asimismo, reclama que «se ponga fin, de manera urgente, a una situación cruel e injusta contra unos animales inocentes e indefensos», porque, según relata en el mismo escrito, «la dirección de la Gerencia ha decidido unilateralmente impedir que se dé de comer y beber a estos animales».

Carmen Jiménez urge asimismo en la carta que acompaña a las firmas recabadas por Internet a las autoridades a que «actúen y permitan alimentar de nuevo a la colonia», cuyo sustento, ha precisado, se costea con aportaciones voluntarias de las personas que los cuidan y que también se han encargado de llevar a los gatos al veterinario cuando se han puesto enfermos.

Además, Jiménez defiende que en ningún caso los gatos han causado problema alguno de salubridad, sino que, por el contrario, ahuyentan a los roedores que sí se observan en otras zonas cercanas al río, como el Paseo Juan Carlos I.

Campaña en redes sociales

Esta trabajadora de la Gerencia de Urbanismo ha puesto en marcha una singular campaña en redes sociales para defender la permanencia de los  felinos en su actual ecosistema, que incluye, además de la recogida de firmas de change.org -que sigue en marcha y ya supera los 1.200 apoyos-, una página en Facebook con más de 300 «me gusta».

Junto a estas personas a título particular, a la difusión de esta campaña han contribuido también diferentes asociaciones, como la Asociación Defensa Felina de Sevilla, la Asociación Nacional de Defensa de los Animales o el Partido Antitaurino contra el Maltrato Animal (Pacma).