El Ayuntamiento de Sevilla, a través de la Delegación de Familia, Asuntos Sociales y Zonas de Especial Actuación, ha renovado el convenio con la Congregación de las Hijas de la Caridad para la ejecución de su Proyecto de Comedor Social «Cocina Económica Nuestra Señora del Rosario», para el que se ha concedido una subvención de 100.000 euros del presupuesto municipal.

«Desde la llegada de este equipo de gobierno a la ciudad ha existido una apuesta decidida por apoyar los proyectos sociales que atienden a las personas en mayor situación de vulnerabilidad social. Así, en nuestro primer presupuesto, el de 2012, se aprobó un incremento del 10% de la dotación de la subvención a este comedor, incremento que se mantuvo en 2013 y ha ascendido en 2014 al 50%, gracias al Plan Especial de Apoyo Social dotado con siete millones de euros», ha explicado la delegada de Familia y Asuntos Sociales, Dolores De Pablo-Blanco.

La atención a las necesidades básicas de la población es prioritaria, especialmente la de personas y familias con graves problemas económicos o en situación de exclusión social, así como también la de aquellos colectivos que por determinados problemas físicos o circunstancias personales y familiares requieren de esta atención.

La delegada de Asuntos Sociales con la representante de la Congregación

La delegada de Asuntos Sociales con la representante de la Congregación

«Siendo objetivo de este comedor cubrir las necesidades básicas de alimentación de los acogidos y reparto de alimentos a familias, personas con escasos recursos económicos y/o en riesgo o situación de exclusión social, que muchas veces, en su desamparo, están acompañados de enfermedades o adicciones, buscando una mayor dignidad para ellos, paliando los efectos de las desigualdades sociales y fomentando la promoción integral de la persona», ha detallado De Pablo-Blanco.

El Comedor Benéfico «Cocina Económica Ntra. Sra. del Rosario», ubicado en la calle Pagés del Corro, número 32, en el barrio de Triana, data de 1904, y presta en sus instalaciones servicios de atención y manutención dirigidos fundamentalmente a atender las necesidades básicas.

Por ejemplo, a través del comedor social, se asegura la alimentación todos los días del año, además de facilitar una bolsa de comida para la cena. Una media de 250 usuarios se benefician de esta iniciativa, en la que colaboran numerosos voluntarios.

El aseo personal se consigue administrando los útiles y productos para ello, así como ropa interior. Igualmente se suministra todo tipo de prendas de vestir.

Por último, también se orienta al trabajo social, con un horario de atención de lunes a viernes de 10:00 a 14:00 horas, mediante entrevistas de acogida y valoración, servicio de información y asesoramiento de los recursos existentes tanto públicos como privados, gestión de documentación, coordinación y/o derivación con otras instituciones, itinerarios personalizados de inserción y programa de formación para el voluntariado celebrado una vez al mes.