El arzobispado de Sevilla ha anunciado las líneas básicas que desarrollará para celebrar el 750 aniversario de la parroquia de Santa Ana. Según una nota publicada en su página web, además de las actividades culturales y religiosas, está prevista la «restauración de la lauda sepulcral de Íñigo López, realizada en 1503 y en penoso estado de conservación». Es la primera obra sevillana de Niculoso Pisano. Además, se va a tratar de restaurar la capilla de San Francisco ubicada a los pies de la nave del Evangelio con su retablo decorado con tablas anónimas del siglo XVI sobre otras pinturas más primitivas.

La «catedral» de Triana, el templo más antiguo de Sevilla

En el siglo XIII, el rey Alfonso X El Sabio rey ordenó construir esta iglesia tras curarse de una enfermedad que padecía en los ojos, una vez se hubo encomendado a la Virgen María. Agradeciéndole su actuación milagrosa, erigió este monumento, que además está catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC) desde 1931, en honor a su Señora Madre: Santa Ana. Se denomina la «catedral» de Triana, y posiblemente lo fue, ya que se dice que tal vez fue sede de un obispo y pudo ser Catedral.

Según la responsable del Archivo Histórico de la Real Parroquia, Amparo Rodríguez, «la primera referencia documental de Santa Ana data de 1266, con el comienzo de las obras de un templo cuyo gótico, más orientado al francés, se distingue del mudéjar que reconocemos en otros templos de la ciudad». Se trata de la primera iglesia de planta exclusivamente cristiana de Sevilla, «ya que no se aprovechó en su construcción ninguna base de mezquita o sinagoga».

Logo parroquia Santa AnaSegún el informe de Patrimonio Inmueble Arquitectónico de Santa Ana, aportado por el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico, la iglesia de la Señora Santa Ana, de estilo gótico-mudéjar, parece ser que estuvo fortificada, ya que se trataba de la primera iglesia construida tras la Reconquista de Sevilla, apartada del castillo de Triana, y, por tanto, lejos del recinto amurallado de la ciudad.

El informe recoge toda la descripción de la iglesia de Santa Ana, de planta rectangular sin crucero, con tres naves, siendo la mayor más alta y ancha que las demás, terminadas en capillas poligonales. Todas las capillas están cerradas por artísticas rejas de hierro. El coro está situado a los pies de la nave mayor. Además, este templo sobrevivió al terremoto de 1755, aunque su fisonomía medieval quedó muy dañada y tuvieron que ejecutarse importantes reformas llevadas a cabo por el arquitecto Pedro de Silva entre 1756 y 1758. Desde entonces el templo ha mantenido la misma estructura y sólo se le han realizado algunas restauraciones.

El proyecto del 750 aniversario se resume en una cita -«Santa Ana, radix ubérrima»- que alude a la fidelidad de siglos y a una devoción extendida por todo el barrio. El logotipo del aniversario es obra de José Mª García Vera.