La expresión «Triana, punto y aparte» cobra hoy domingo, si cabe, más significado. Armadas de aguja e hilo, un nutrido grupo de mujeres han adornado con cadenetas de crochet el Puente de Isabel II, conocido popularmente como de Triana. Es la última acción del movimiento «urban knitting».

Detalle de las cadenetas del Puente de TrianaSe trata de tejer en grupo para luego, con esas labores de ganchillo o punto, cubrir o decorar algún monumento o zona de Sevilla. Esta es la cuarta convocatoria de una «Tejiendo la ciudad», una iniciativa que partía a finales del pasado 2012 de la mano de Isadora y Mildred Mola. Ambas firmas se unieron para seguir «la estela de otras ciudades y movimientos de «urban knitting» que han sido capaces derevolucionar las calles de una manera colorida, amable y diferente. Es un proyecto creativo, divertido y con un punto reivindicativo», apuntan desde la organización.

Desde primera hora de la mañana, las participantes -eminentemente mujeres- han comenzado a instalar las cadenetas, amigurumis y demás elementos en las barandas del Puente de Triana. Tal y como recomendaba la organización, los deberes debían venir hechos de casa y en muchos casos solo se han dado los últimos retoques a labores que venían casi finalizadas.

El Puente de Triana se suma así a los bolardos de la plaza de La Encarnación, bajo las «Setas», en la estatua de San Fernando o en los Jardines de Murillo o el Día Internacional de Tejer en Público, celebrado este año en la plaza del Museo. En esta última localización, «la propuesta es tejer guirnaldas y cualquier motivo que podamos anudar, coser y atar en toda la longitud de las barandillas. La temática es libre y el objetivo fundamental, como siempre, es cubrir la mayor superficie posible».

La estampa ha cogido por sorpresa a muchos viandantes que transitaban por la zona. También para muchos twitteros, que han seguido la evolución de la iniciativa por el hastag #tejiendolaciudad. Precisamente, las redes sociales suponen uno de los altavoces principales para convocar a los participantes, que incluso han venido de pueblos de Sevilla para tejer en compañía de amigos.

Cadenetas del Puente de Triana«Es una buena oportunidad de ponernos cara y conocernos físicamente, ya que muchas interactuamos por las distintas redes sociales», explica María, una de las participantes. «Aprendemos unas de otras y compartimos trucos por Internet, pero en muchos casos no nos conocemos físicamente», detalla.

La próxima cita relacionada con el crochet tendrá lugar el 31 de octubre con la artista Olek, que se encuentra en Sevilla preparando una exposición en la Delimbo Gallery situada en la calle Pérez Galdós, del Soho Benita.

Fotos: Vanessa Gómez