A sus ochos años de edad, Leonardo Aguilar Naranjo puede presumir de formar parte de un musical de leyenda. A partir del próximo 17 de octubre, participará en la gira de «Los Miserables» por toda España, así que ayer emprendió el camino, desde Triana a Madrid, para comenzar con los ensayos. Del arrabal a los escenarios para convertirse en el joven Gavroche, «un niño pobre de calle, muy valiente, que tiene todos los trucos para timar a los adultos y que se une a la revolución francesa».

Precisamente en la capital española realizó el casting y fue seleccionado entre 600 niños. «Mi madre se enteró por Internet, y de todos los que se presentaron, eligieron a tres niños y tres niñas para interpretar los papeles de Gavroche y Cosette», explica ilusionado. Así que el joven trianero fue uno de los afortunados. Y es que su carrera, además, asciende de forma meteórica ya que a su corta edad ha participado en un cortometraje, un videoclip, varias obras de teatro, una serie de Internet, el musical «La Bella y la Bestia» y ahora en «Los Miserables». «Cuando entro en el escenario y veo al público siento alegría porque mi sueño se hace realidad», relata Leonardo. Y por ello, a los cuatro años ya apuntaba maneras, haciendo teatro por las calles, y dos años más tarde consiguió pisar las tablas de la Escuela de Viento Sur Teatro.Un joven trianero en el musical «Los Miserables»

Sus clases de interpretación y la faceta artística las compagina a la perfección con el colegio, pues afirma que las «notas son muy buenas. Estoy en 4º de primaria, en el colegio Cristo Rey, y mis amigos y profesores me dicen que disfrute mucho. Mi señorita se llama Macarena, es muy simpática, amable, y la quiero mucho», declara el joven trianero. Ahora, en la gira de este conocido musical, Camila y Andrés serán los nuevos profesores que cada día acompañarán a los pequeños actores para que sus clases escolares no se resientan. «Desde el 17 de octubre hasta julio del próximo año, pasará por casa y por su cole habitual muy a menudo. No obstante, su día a día será colegio por la mañana en el hotel y por las tardes actuación en el teatro, excepto los días que no actúe, que tendrá clases extraescolares y visitas culturales», declara la madre del artista, Marinela.

A Leonardo le gustaría llegar a ser un «famoso actor como Jim Carrey», y mientras tanto, sus padres, Alejandro y Marinela, viven estos momentos especiales, al ver a su hijo sobre los escenarios, «con mucha emoción». «Si le hace feliz, ¿por qué no dedicarse a ello? No hay duda de que esta experiencia le va a formar como persona y como actor, pero sobre todo, es una satisfacción muy grande ver a nuestro hijo disfrutar y hacer lo que le gusta», sostiene Alejandro.

Esta joven promesa, de momento, continúa imparable en su carrera artística y con ganas de seguir aprendiendo. En noviembre, podrán verlo en vivo y en directo ya que el musical llega a Sevilla. Leonardo, o lo que es lo mismo, Gavroche, se tornará en un pequeño pícaro sobre las tablas participando en uno de los musicales más célebres del mundo, basado en la obra de Víctor Hugo. Una estrella de Triana que brillará entre un elenco de lujo con luz propia.