Puede que no les suene del todo su cara, pero su voz les será con toda seguridad muy familiar. Es el Woody Allen español, el actor catalán Joan Pera que da voz al conocido cineasta neoyorquino en sus películas y que durante estos días está en Sevilla para ofrecer este miércoles una conferencia-espectáculo, en la que profundizará sobre el mundo del doblaje y su especial relación con su otro yo, Woody Allen, después de haberle doblado en más de treinta películas.

«Hay una extraña simbiosis entre él y yo, y lógicamente para mí es un honor doblar a una figura del cine de esta talla», explica Joan. Ambos tienen, desde luego, un aspecto parecido; gafas, estatura e incluso cierto aire despistado, semejanzas que responden a la pura casualidad pero que, sin embargo, hacen aún más especial esta relación entre ambos cómicos.

«Los actores de cine no suelen querer conocer a sus dobladores porque, al fin y al cabo, es una persona que le roba una parte importante de su personalidad, pero con Woody tengo cierta relación, le hice gracia y quiso conocerme», cuenta el actor catalán, que reconoce que no fue fácil doblar al neoyorquino.

«Es muy peculiar y no responde a los cánones, lo primero es ver la actitud que tiene en la película, así luego da igual lo que diga el texto, es decir, que no es el texto lo que me domina sino la actitud de él», detalla Pera al reconocer que en una ocasión Woody le corrigió el doblaje de una de sus películas, «me hizo repetirla, me dijo que no quería dar risa y que yo estaba demasiado gracioso».

Anécdotas aparte, a lo largo de su amplia trayectoria profesional Joan Pera ha puesto voz a reconocidos actores como Rowan Atkinson (Mr. Bean), Jerry Lewis o Jack Lemmon, entre muchos otros, y ha sido distinguido recientemente con la Creu de Sant Jordi, máximo galardón que otorga la Generalitat de Cataluña.

Actor de teatro

Joan tenía unos 30 años cuando comenzó a coquetear con el mundo del doblaje, aunque ya desde mucho antes se ganaba la vida con la interpretación. Como actor de teatro no ha parado de trabajar a lo largo de toda su carrera profesional con exitosas obras como «La extraña pareja» -con Paco Morán y repuesta hace unos meses con el sevillano Antonio Dechent- o «La jaula de las locas».

Reconoce, por tanto, que se siente más actor de imagen que de doblaje, «mi éxito es cuando estoy delante del público» -asegura-, aunque su trabajo delante del atril poniendo voz a los actores de la gran pantalla ocupan buena parte de sus logros. «El doblaje te da unas satisfacciones tremendas, hice un película, ‘La decisión de Sophie’, le dieron un Oscar y creía que me lo habían dado a mí», comenta.

Apenas acaba de aterrizar en la capital hispalense y Pera ya ha estado grabando algunas locuciones. «Es una de las profesiones con más futuro que existen porque toda la parte audiovisual se encuentra en un alzamiento tremendo, aunque industrialmente está muy a la baja». Y es que, ante la dicotomía entre versión original y doblaje, Joan apunta a ese «equilibrio» necesario para recuperar ese reconocimiento al «trabajo de precisión» que supone el doblaje. «En España se hace el mejor doblaje del mundo, hay una enorme calidad», asegura.

Padre e hijo

Este amor por la interpretación y el doblaje lo captó también uno de sus hijos, Roger Pera, dedicado a este mundo prácticamente desde que era un niño, y que también se encuentra durante estos días en Sevilla impartiendo unas clases magistrales al alumnado de la escuela de doblaje Renovatio de la capital hispalense. «Empecé a doblar a los ocho años, fue como un juego para mí», cuenta Roger, actor de teatro, cine y musicales, que es conocido por ser la voz de Spiderman y doblar también a actores como Edward Norton, Matt Demon, Leonardo DiCaprio o John Connor en «Terminator 2».

«El doblaje es un servicio público y hay que valorarlo, se merece un respeto», defiende el catalán, que apuesta por Sevilla como «un buen sitio para doblar porque hay espacios y profesionales que lo hacen muy bien», pese a que reconoce que la carga de trabajo «se queda» en Madrid y Barcelona.

«Por eso estoy aquí, para ayudar a preparar a personas con un nivel potente y que haya trabajo que venga aquí», explica Roger que reconoce su vinculación con la capital hispalense. «Sevilla es preciosa, ya me he ido hasta a la playa, a Matalascañas, así que soy un sevillano más», bromea.

Conferencia

El actor Joan Pera ofrece este miércoles su conferencia-espectáculo «Woody y yo», un show donde el cine, el teatro y la voz toman el cuerpo de un actor de doblaje para dialogar con su personaje más influyente, Woody Allen. Bajo el lema «Lo que siempre quiso saber de él, contado por el otro», el espectador podrá descubrir a un Woody desconocido y a un Joan Pera por conocer.

La cita, organizada por la escuela sevillana de doblaje Renovatio, tendrá lugar a partir de las 20.30 horas en el Centro Cívico de Bellavista, ubicado en la calle Asencio y Toledo. Las entradas cuestan seis euros y pueden adquirirse en el teléfono 699 11 94 24.