Es mediodía y las numerosas guarderías que tiene el barrio de los Bermejales están llenas de madres, padres y abuelos esperando la salida de los niños. Más allá, en uno de los bares de los jardines del Paseo Europa, dos operarios se afanan en desmontar un castillo hinchable. vestigio del fin de semana.

Elcano-Los Bermejales es el barrio de Sevilla con más población jóven, ya que un 27,01% de sus habitantes son menores de 18 años. A la hora de interpretar el dato, hay que contemplar que Los Bermejales ha sido, en las últimas décadas, una de las zonas con mayor expansión demográfica y urbanística de la ciudad. Una ordenación que fomenta las grandes avenidas, los espacios verdes y las viviendas de nueva construcción. El cóctel perfecto para la llegada de familias jóvenes. Sin embargo, ¿dónde encaja en ese esquema Elcano? Construido en la época franquista, se trata de uno de los barrios con más solera de Sevilla. La antigua Empresa Nacional Elcano, que años más tarde se convirtió en los Astilleros de Sevilla, usó las casas bajas que conformaban la zona como residencia para sus trabajadores.

«Los trabajadores de los astilleros van falleciendo y las casas las van ocupando nuevas familias», desvela Victoria. Vive en una de las viviendas del barrio, aunque su aspecto nada tiene que ver con las dos de su alrededor. «La casa era de mis suegros, y cuando ellos faltaron, nosotros la reformamos y nos vinimos aquí», afirma. «Es una zona que ha crecido mucho y tiene todo lo necesario». Sin embargo, afirma que aún son muchos los trabajadores del astillero que aún permanecen en Elcano. «Hay muchas personas mayores, pero la expansión del barrio ha sido muy grande,  en los edificios nuevos de Los Bermejales viven muchas personas jóvenes».

Quejas por la falta de instituto público

Uno de los parques del Paseo de Europa

Uno de los parques del Paseo de Europa

Laura y Pilar son dos de las personas que llegaron al barrio buscando una casa nueva, de precio asequible y ambiente modernizado. Ambas están embarazadas y tienen más hijos, que a esta hora aún asisten al colegio. A pesar de que están contentas con «el movimiento y los servicios» de la zona, se quejan de la falta de un instituto público. «A los niños de Elcano-Bermejales le corresponde ir a Heliópolis o a Bellavista», reprocha Laura. «Llevan años diciendo que van a construir un centro de educación secundaria al lado del CEIP Marie Curie, donde hay un descampado, y nunca se ha hecho nada», añade Pilar.

Eso sí, Laura, Pilar y Carmen, que se une a la conversación, ensalzan la «alegría que da» que haya tantos niños y jóvenes en el barrio. «Se nota mucho que somos familias jóvenes», explica Carmen. «Los fines de semana, los bares ponen atracciones para los pequeños, así nosotros podemos tomar algo tranquilos», revela. Un ejemplo de que los negocios de la zona han sabido aprovechar el ‘baby boom’. Otro es la tienda de Soledad. Abrió hace 15 años en el Paseo de Europa como una mercería de barrio que ofrecía desde textil del hogar a pijamas. Ahora, el negocio se ha reconvertido para cubrir la necesidad más rentable del barrio: la ropa infantil. «La ropa para bebé y las canastillas de recién nacido es lo que más se vende», comenta su dueña. «Hay muchos niños, y parece que cada día más, así que hay que adaptarse». Y no es para menos. Según el padrón municipal de 2015, en Elcano-Bermejales viven 3.117 menores que tienen de 0 a 14 años y 549 adolescentes de 15 a 18 años. Unas cifras que, según prevén en el barrio, aumentarán en los próximos años.