Rosario Alegre es la helipolitana del año. Por este nombre pocos sabrán de quién hablamos, pero si decimos «Rosi» ya todos sabrán quién es. A sus 76 años, llenos de salud, y 42 en el barrio, repletos de amistad, «Rosi» ha conseguido ser la única que responda a este nombre entre los vecinos. Su tienda y ella son un símbolo más esta parte de la ciudad.

«La tienda de Rosi» es uno de esos rincones que todo el mundo conoce en Heliópolis. En la mismísima calle Tajo la familia «Alegre» se ha forjado y ha crecido al son de un barrio que la considera parte de su esencia, un apartado en su historia. Rosario Alegre es la artífice de esta fama vecinal, «mi madre nunca se ha metido en nada, ni en cotilleos, ni en problema, es muy humilde y todos la quieren mucho, si es famosa es por ser buena persona y por haber levantado este negocio en los buenos y en los malos momentos» cuenta una de las hijas de «Rosi».

«Cuando llegamos hace 42 años comenzamos solo con la frutería luego lo ampliamos hasta lo que es hoy, pero desde el primer día hasta hoy ha sido «la tienda de Rosi» y nuestra casa porque aquí hemos vivido durante más de 10 años» cuenta Rosario hija, la actual regente de la tienda que aunque parezca que el nombre de la misma va por ella «aquí, en Heliópolis, solo hay una «Rosi» y es mi madre».

La calle Tajo es una de las más concurridas por vecinos y béticos en día de partido. Pocos son, por tanto, los que han paseado por allí y no han parado en «La tienda de Rosi», una vecina casi antes que comerciante. «Vivíamos en la zona de la Viña hasta que abrimos la tienda y vivimos aquí dentro porque es muy grande, ahora vivimos en Montequinto pero allí no conocemos a nadie, todas nuestras horas las echamos aquí que es donde están nuestros verdaderos vecinos».

«Rosi» ya es mayor y, aunque «está perfecta de salud», ya no pasa el mismo tiempo en «su tienda» como lo ha hecho desde que esta se fundase. «Hace unos años que mi hermana y yo cogimos el negocio y comenzamos a llevarlo para alante en solitario, mi madre sigue viniendo comprobando, echando la mañana o la tarde, pero cuando ella quiere y puede» cuenta Rosario hija.

Heliopolitana del año

Su trayectoria profesional y vecinal en el barrio la ha premiado con el homenaje merecido de todos sus vecinos. Rosario Alegre, «Rosi» para todos, ha sido elegida por la asociación de vecinos Los Andes: Helipolitana del año. «Cuando nos lo dijeron nos llevamos una grata sorpresa, se lo merece por supuesto, pero que sean tus vecinos los que homenajeen la labor de tu madre es muy bonito» explica la hija que emocionada admite que «¡qué te voy a decir yo de mi madre! es la mejor».

Un orgullo que ha quedado demostrado que no se queda solo en la familia sino que es compartido por un barrio que en toda su población solo conoce a una única «Rosi» y esa es Rosario Alegre.