Ampliar el negocio ofreciendo ahorro y cultura es una iniciativa brillante o al menos así le ha parecido a Isabel Ponce, dueña de Los Bermejales Digital. Y es que, esta papelería de la avenida Reino Unido ha añadido novelas y libros de texto a su oferta pero a mitad de precio, la clave, pues que son seminuevos.

Isabel Ponce tiene su segunda casa en la avenida Reino Unido, en una papelería más que conocida por los vecinos del barrio, donde el continuo goteo de clientela da vida al negocio y a la propia dueña, que con mucho cariño atiende a todos y cada uno de sus visitantes. «Siempre me gustó el mundo de la papelería y los libros» comenta y demuestra en su día a día.

Hace años que ya convirtió su pasión en su empleo, su hobby en un trabajo, pero había algo que aún le faltaba, los libros. «Se me ocurrió, con tantas tiendas de segunda mano que están saliendo ahora, por qué con los libros no podía pasar lo mismo. Si yo tengo la biblioteca de mi casa llena de libros, que no me caben y no voy a volver a leer, por qué no los puedo vender para que otros los disfruten y yo comprarme otros» explicaba Isabel. Y así hizo, difundió su idea entre amigos, vecinos y conocidos y fue tal la aceptación que ya tiene un interesante depósito de novelas actuales y famosas que están prácticamente nuevas.

«El procedimiento es traer el libro, comprobar si sigue en stock y el precio que tiene actualmente, acordar un precio de venta conforme a las condiciones del ejemplar y, por último, llegar a un acuerdo en cuanto a la comisión» explica. Este proceso se ha repetido más de lo que Isabel podría pensar, hace poco más de una semana que puso en marcha esta iniciativa y en el escaparate ya lucen libros de Dan Brown, Harry Potter en incluso García Lorca y todos ellos en perfectas condiciones.

«El otro día entró una señora que me dijo: estaba deseando comprarme este libro pero era muy caro y mira, ahora me lo voy a poder leer» cuenta Isabel, y es que, lo que en una librería cuesta 20 euros en Los Bermejales Digital está por 9 o 10 y, físicamente, sin ninguna diferencia.

Iniciativas que merecen la pena, porque no solo supone una oportunidad para esta papelería sino que lo es también para los vecinos de Los Bermejales y los lectores de todos los puntos de la ciudad. Los clientes ahorran dinero y Los Bermejales se señala como una papelería innovadora y que sabe adaptarse a la situación.

Aunque, aparentemente sencilla, la idea de Isabel la convierte en una luchadora porque de ella no ha salido la rendición hacia una mala situación económica, sino la innovación y la apertura de nuevas fronteras. Sin duda, muchos deberían tomar nota y visitar a esta mujer que de la crisis ha hecho una oportunidad vestida de historias increíbles al alcance de todos.