En una palabra: vocación. Esta ha sido y es la principal culpable de que Teresa y José Pablo entraran en el mundo de los negocios y creasen la academia Elevadoa2, una escuela para todo el año donde niños y adultos pueden resolver todos sus problemas académicos.

Teresa González y José Pablo González tienen algo muy claro, «nuestra vocación es dar clase» y era una pena que teniéndolo tan claro, las pocas oportunidades laborales actuales, frustrasen su empeño así que sólo quedaba una opción «había que arriesgarse y buscarnos la vida por nuestra cuenta».

Este riesgo se llama Elevadoa2 y es un centro formativo para todo tipo de públicos, donde niños y adultos pueden reunirse, con tan solo una pared de separación entre ellos, para estudiar. Primaria, secundaria, bachillerato, selectividad, idiomas… etc. la oferta es infinita y «personalizada» ya que a pesar de que «damos las clases en grupos, muy reducidos pero grupos, eso sí, la atención es personalizada, no se le reparten las mismas hojas de actividades a todos los alumnos, todo depende de sus necesidades».

«Aquí lo pasamos bien, nos reímos mucho, hacemos nuestras fiestas en épocas señaladas, pero todo dentro de un marco de seriedad, es decir, es un sitio al que se acude a estudiar pero si no motivamos a los alumnos con algo que realmente les llame la atención, no vamos a conseguir que tengan interés en lo que están haciendo y lo hagan bien» comenta Teresa quien tiene claro que «muchas veces el fracaso esta en la desmotivación de algunos profesores, cuando la clave del éxito con niños es la motivación».

Motivación que es más que necesaria en estos días de calor y es que Elevadoa2 mantiene sus puertas abiertas todo el verano para dar clases de apoyo por las mañanas y que los niños no pierdan el ritmo que adquirieron durante el curso, «no había algo parecido en Los Bermejales y, aunque vamos poco a poco, los padres están muy contentos con lo que ofrecemos».

El riesgo parece que comienza a tomar forma porque aunque «aun es pronto», Teresa y José Pablo se están dedicando a lo que siempre han querido, ellos mismos han materializado su sueño. Y es que si hay que predicar con el ejemplo, Teresa y José Pablo son el mejor de todos. Ellos han materializado su ilusión en el barrio de Los Bermejales, concretamente en la avenida de Grecia, y bajo esta experiencia seguro que con esa «motivación» de la que tanto habla Teresa, estos jóvenes serán capaces no solo de enseñar lo que esta en los libros, si no de hacerle ver a sus alumnos que no hay que esperar a que llegue el momento sino que, si no llega, hay que crearlo aunque esto suponga un esfuerzo Elevadoa2.