Ella le llama «Las Flores» pero en él hay de todo. Maribel, es periodista y ejerce de ello, que no es poco, pero sus ratos libres los dedica a algo muy alejado de los medios de comunicación: la artesanía.

Entre su marido alemán, que le proporciona productos naturales y exclusivo en nuestra ciudad, y su habilidad con la costura y el diseño, Maribel Fatou ha convertido su hobby en algo muy rentable. Los jabones alemanes, flores de flamenca de lo más originales, bolsos para la feria, preciosas pulseras y lindos camafeos, son algunos de los productos que esta periodista vende en los mercados de artesanía de Acoprober y de Reina Mercedes.

A precios tirados y con muy buen acabado, son los productos que Fatou ofrece en su puesto. Ya son varios los domingos que ha expuesto en la avenida de Alemania y Finlandia, también ha estrenado el mercado de Jardines de Hércules y el de Reina Mercedes. «La verdad es que se vende muy bien y ahora con el buen tiempo tengo muy buenas expectativas» explica Maribel entre cliente y cliente, porque eso sí, sola no esta ni un ratito siquiera.

Una chica se para en el stand de Maribel mira un camafeo que le ha encantado y lo quiere para lucirlo en la feria, pero el color de la tela no le pega con su traje, no hay problema, esta chica no se quedará sin ese camafeo. Y es que la posibilidad de encontrarla todas las semanas en alguno de los citados mercados es una gran ventaja, ya que Maribel puede así ofrecer encargos personalizados.

Con un sombrero de paja, para aliviar los rayos directos del sol, y acompañada por su perrita, Maribel, llega a las 11 de la mañana a cualquiera de los mercados de artesanía del distrito Bellavista-La Palmera y hasta las 15 horas no se va. Atiende a cada persona con gran cariño y les aconseja con la mayor sinceridad, por mucho que sea un producto suyo no lo va a vender a alguien que no le pegue. Con ese criterio, respaldado por la originalidad de sus artículos, Maribel monta y desmonta «Las Flores» para acercar su afición a todo el que quiera conocerla y lucirla.