La primavera está a la vuelta de la esquina y con la llegada de la estación más esperada por los sevillanos llegan las largas tardes, el buen tiempo y las ganas de refrescarse por dentro con buenas y exóticas bebidas. Y para ello Sevilla cuenta con los mejores barmen de España. Si bien hace unos meses Antonio Naranjo Nevares se hacia con el primer premio en el concurso de cócteles nacional de Bacardi, esta semana Francisco Blanca de Castilla ha conseguido el mismo reconocimiento en un prestigioso concurso de coctelería organizado por Orujos Panizo al que se han presentado más de 100 candidatos de todo el país.

En esta ocasión, el cóctel ganador ha sido el bautizado por su propio creador como Pink Shadow. La mezcla ganadora está compuesta de crema de orujo, orujo de limón, caramelorujo, sirope de violeta, sirope de granadina y nata líquida. Franciso define la bebida como «una receta poco usual a la hora de elaborarse con orujos, con un toque sensual. El color tiene un toque femenino y un sabor algo más dulce».

Como buen barman, Blanca le pone mucho cariño a su obra y explica que este magnífico cóctel, de la modalidad digestivo, «se elabora en una coctelera de tres cuerpos, enfriándola previamente al igual que la  cristalería. A continuación, se agregan las cantidades exactas de cada ingrediente, y luego sólo queda agitarlo todo en una coctelera con unas piedras de hielo».

La final se desarrolló este pasado martes en el Salón de Gourmets, en Madrid. El cóctel vencedor compitió en el certamen con otros nueve finalistas, pero sólo otros dos combinados fueron los elegidos por el jurado para obtener el segundo y tercer premio. La medalla de plata fue para el cóctel Pasión Panizo de un barman ovetense, Iván Vázquez y el tercer premio recayó en el cóctel Minimalist Panizo del barcelonés José Gotarda.