– «Hola, ¿Seple?»

– «Sí, hola. ¿Cómo estás?»

– «Bien, ¿y tú?»

– «Pues aquí preparando comidas que este fin de semana lo tenemos cubierto todo, así que hay que trabajar duro»

– «Me alegra que vaya bien. Mira, que te llamaba por el premio, quería darte la enhorabuena»

– «Lo mismo digo, enhorabuena a ti también»

– «¿A mi?»

– «Sí, a ti porque este premio es gracias a los pequeños granitos de arena que habéis aportado todos, este premio no es mío, ni de mi tapa, es de todos».

Esta ha sido la reacción del propietario de un bar de Bellavista que ha conseguido hacerse con el premio a la mejor tapa gourmet del certamen «Sevilla capital mundial de la tapa». Es el primer bar de esta barriada que lo consigue, un bar que termina su 40 aniversario de la mejor forma posible, con el aval de que su gastronomía es referente en la ciudad.

A 12 días de que termine un año de celebración en la barriada de Bellavista, un bar de la plaza de las cadenas ha alcanzado el «Cum laude del 40 aniversario», el premio a la mejor tapa Gourmet del certamen «Sevilla capital mundial de la tapa». «Estamos pletóricos, es la coronación del aniversario. Este año estaba para nosotros hacernos con el premio» expresa el  propietario, José Hoyos «Seple».

Pero no todo forma parte del destino, la suerte o los presentimientos, la tapa del bar Casildo se había trabajado a conciencia para este premio. «Queso frito a las dos mermeladas» una de pimientos confitados y la otra de cabello de ángel. «Es un plato hecho de manera totalmente natural y artesanal sin ingredientes químicos ni nada, es un entremés que es para disfrutarlo en familia» comenta Seple quien ya admite recoger los frutos de este galardón, «está viniendo mucho público de fuera del barrio y vienen demandando esta tapa».

Ahora, este bar de un alemán adoptado de siempre por el barrio más al sur de la capital está «al lado del Laredo Robles y otros grandes restaurantes de la capital, esto es para disfrutarlo y agradecerlo». Este galardón lo coloca hombro con hombro en la lista de grandes hosteleros sevillanos y «por un pelo» no lo están en la de mejores cerveceros «nos quedamos a nada de la caña perfecta, al final en el recuento de votos se lo llevó Rialto».

Será la tapa de «queso frito a las dos mermeladas», será la calidad con el que tiran la cerveza o la popularidad recogida durante sus 40 años de existencia, lo cierto, es que «ya se nota» y «más se va a notar» este premio en la clientela que «cada vez vienen más de fuera del barrio y ese es el verdadero premio».