Están en los saraos más cosmopolitas de la Sevilla de más tendencia. No son ni hipster, ni indie, ni modernos pero pocos como ellos llevan ir a la moda tan bien. Son desenfadados, alegres, vitales, activos y muy intuitivos, quizás por eso los podrás encontrar en los locales de vanguardia, acompañados de la creme de la creme del hipsterismo local. Crótalo&Triángulo son, como ellos mismos se definen, «como los instrumentos de percusión de los que tomamos el nombre. Armónicos, agradables, muy folk y que nunca sobran en ningún contexto musical».

En Sevilla, no vas a la moda si no conoces a Crótalo&Triángulo. Bajo esta marca se esconden dos una sevillana y un cordobés afincado en Sevilla, Mamen Calvete, Crótalo, y Pablo J. Rodríguez, Triángulo. Ambos licenciados en Comunicación Audiovisual. Ella, «sencilla, preciosa, intuitiva, muy inteligente a nivel emocional, constante, serena, muy alemana, es la Merkel de la pareja», desvela Pablo. Él, «enérgico, pasional, trabajador, desordenado, muy resolutivo, divertido, generoso y fresco», responde Mamen. Los dos, amantes de los perros, sobre todo si son teckels, la raza de Dexter y Mateo, sus mascotas que, como ellos mismos, son muy conocidos en las redes sociales.

Crótalo y Triángulo«No somos instagramer», advierten. «No creemos que seamos tendencia, al menos no es nuestra intención; solo caemos bien, nos sentimos queridos, pero tanto como marcar tendencia… no», defienden. «Sí es cierto que las redes sociales, como por ejemplo Instagram, nos ha servido para conocer a gente que ahora consideramos amigos, como Trini y Pablo, de Antoñito y Manolín, Agustín y María, de la Buena Estrella, Nazaret Escobedo o, sobre todo, Alfonso y María, de Maasai Magazine, los «conectores» del movimiento que se está generando en la ciudad.

«Maasai es el faro de lo que está sucediendo en la ciudad», confiesan. «Está volviendo a Sevilla gente que han vivido fuera y eso está enriqueciendo la ciudad», argumentan. «Se está quitando el complejo de la Sevilla bipolar, nos gusta ir a conciertos pero también tomar vermú al Vizcaíno; la ciudad está cada vez menos enfrentada. Hay menos prejuicios», advierte Mamen. «Si estamos viviendo hoy algo especial, un nuevo movimiento, se verá dentro de una década; nosotros creemos que todo se simplifica con una idea muy sencilla: la gente se une para hacer cosas», destacan.«O te buscas la vida o no haces nada», añade Pablo.

Los Crótalo&Triángulo saben mucho del movimiento asociativo. A lo largo de los últimos años han sido testigos privilegiados de la creación de, por ejemplo, el Soho Benita, un foco de vanguardia en Sevilla que ha protagonizado artículos en la prensa internacional. «La ciudad está absorbiendo las tendencias que vienen de Europa, así puedes encontrar en Sevilla negocios que parecen salidos de Berlín», señala Pablo. «Sevilla es una ciudad con mucho potencial creativo. Hay muchas bombillas pero para que se enciendan hace falta un cable que las conecte y ese es el tejido comercial y cultural, que está en auge», asegura Pablo.

Pregunta. Y, en mitad de todo. ¿Qué hace Crótalo&Triángulo?

Respuesta. Nos dedicamos a la promoción y a la comunicación cultura. Gestión de eventos de música, arte y ocio. Generamos ambientes agradables desde el que se puede consumir arte desde un punto de vista cercano sin necesidad de ser erudito. En el que encuentra su sitio el intuitivo, sensitivo o emocional y el especialista o más analítico. La gente se siente relajada, eso es importante. Actualmente estamos preparando la inauguración de la XVI Edición del Festival de Arte Contemporáneo DMencía en la localidad cordobesa de Doña Mencía y si hemos iniciado el ciclo de exposiciones en LAB con La Fiera de mi Niña, además de la exposición Ultrarreal de Félix Domínguez.

Crótalo y TriánguloPregunta. ¿Y cómo reacciona el público?

Respuesta. Muy bien. La gente relacionan nuestra marca y nuestro sello con nosotros. Siendo conscientes de que estamos empezando, sin ser pretenciosos y con mucha humildad, nos sentimos muy arropados. También por los muchos amigos que nos siguen como Like a wave, Maasai, , Spyro Music, La buena estrella, Lab, Que nos quiten lo vinilo, LAB Sevilla…

Pregunta. A la gente le sorprende veros con un estilo muy similar. ¿Es una estrategia premeditada?

Respuesta. Vivimos juntos, ahí está el germen de todo. Curiosamente, cada uno se viste en su habitación y, cuando nos vemos en el baño, nos damos cuenta de que hemos coincidido. Coincidimos en las referencias estéticas, pero cada uno tiene su propia identidad. No somos twiins (gemelos). Aunque tengamos un proyecto común, yo soy yo y Pablo es Pablo. Ninguno pierde su identidad.

Pregunta. ¿Y dónde encuadráis vuestra estética?

Respuesta. No somos hipster ni presumimos de serlo, aunque nos guste su estética. Es un movimiento visual que creemos que se ha sobredimensionado. A las cosas hay que darles su justa importancia. Todo fue indie, moderno y ahora, hipster. Hay una nebulosa de conceptos que se reducen a estar a la moda en cuanto a estética. Queríamos hacer un proyecto artístico en el que se naturalizara el movimiento hipster. Versiones de instagramers, editoriales de moda, pero dándoles un toque muy folk. Resumiendo, tenemos una estética muy reconocible, aunque nos consideramos muy anónimos.

Crótalo&Triángulo

Crótalo&Triángulo, Mamen y Pablo, escuchan Tachenko, Música Prepost, Love of Lesbian o Leonard Cohen, Gracia Montes, Raphael o Marifé de Triana. Les da igual comer en el Contenedor o el el Burladero; también en el mercado de la calle Feria o en los bares de la Alfalfa. Como espacio, les gusta Rompemoldes, Delimbo o LAB. En cuanto a diseño, el de Félix Domínguez. Sobre moda, la recomendación es Rafa García Forcada, por su elegancia; o los complementos de Penélope de Le Voila. Defensores de la bicicleta y, por si no hubiese quedado claro, amante de los teckels.

Así son los poliédricos Crótalo&Triángulo. ¿No los conoces? Será que no vas a la moda.

Agradecimientos: Fotografías realizadas en Hojalata.