¿Conoce alguna palabra puramente sevillana que empiece con la letra K? Si es así, por favor, háganosla llegar en forma de comentario. El diccionario sevillano se topa con tundras en las que apenas florecen algunas palabras. En esta edición, que dedicamos conjuntamente a las vocales K y L, entramos de lleno en una zona árida que, sin embargo, como en el desierto, alberga oasis como Lampistero, una palabra en peligro de extinción. ¿Saben qué significa?

De querer prohijar una palabra del habla sevillana, tomen buena nota de esta: Lampistero, cuyo significado difiere a la voz hallada en el diccionario de la Real Academia Española (RAE) que enuncia dos acepciones. Por un lado, «persona que hace o vende lámparas» y, por otro, «persona que tiene cuidado de las lámparas, limpiándolas y encendiéndolas». Pues bien, hasta no hace mucho en Sevilla, cuando se llamaba al lampistero se estaba requiriendo los servicios del fontanero.

Tal vez requiera de los servicios de este profesional si tiene una avería en su Keli, única palabra con notas sevillanas, que se halla en este diccionario. Si conocen otras, insistimos, añádanlas en forma de comentario. Si su interlocutor hace referencia al Keli lo estará haciendo a una casa. Dicho término se encuentra en la letra de la canción «Nos vamos pal’ keli» del grupo sevillano O’funk’illo. Pues bien, el origen de esta palabra viene, como muchas otras asimiladas por la habla sevillana, del caló, según proponen muchos autores; otros la señalan como una palabra proveniente del término inglés, ‘key’, llave.

Volviendo a la letra L, en ella se encuentran palabras como Longui, normalmente acompañado de ‘hacerse el’. Esto es, según admite la RAE, hacerse el distraído. Puede que alguien se haga el longui o longuis porque le da Lacha, que es equivalente a vergüenza. Otro término que proviene del caló ya integrado por la Real Academia.

Según esta institución, que «limpia, fija y da esplendor», en la L también se encuentra el término Lila, que entre sus acepciones incluye como adjetivo a aquel o aquello «tonto o fatuo». Mucho más sevillana es la palabra Levante como viento procedente del este. De ahí la palabra Levantera.

¿Conoce más palabras que empiecen por la K o por la L? Si sabe de alguna otra, deje su comentario.