Durante el mes de agosto, en SevillaCiudad nos propusimos recoger la particular forma de hablar de la ciudad y sus alrededores. A lo largo de 17 entregas, se ha hecho un repaso lo más completo posible por el alfabeto español, pero aplicado al sevillano, llegando incluso a ejemplicar iniciales esquivas para el propio castellano, como la K o la W.

Con cierta dosis de buen humor, ejemplos prácticos y todo el rigor que puede lograrse de un conjunto de vocablos que el Diccionario de la Real Academia no recoge, o si lo hace es en acepciones bien distintas, hemos ofrecido desde palabras, como botín, enguachisnar, morterá o tieso, a expresiones, de la talla de «Ponerse púo», «De coco y huevo», «Sanani el de las tortas» o «Ver menos que Pepe leche».

No han faltado las aportaciones del argot cofradiero, muy presentes en las conversaciones cotidianas de buena parte de los sevillanos («de costero a costero», jartible o revirá); los préstamos del caló (como diñarla o keli), las fórmulas que también se emplean en Cuba o Puerto Rico (siquitraque) y los apelativos referentes a los dos grandes equipos de fútbol de la ciudad (palangana y verderón).

Sin embargo, con la intención de crear un compendio interactivo, hemos pedido en cada entrada las aportaciones de los lectores, que han llegado constantemente a través del propio portal, o de las redes sociales de Sevillaciudad y ABC de Sevilla.

Ejemplos cotidianos

Para empezar por la A, María José Linares recordó la palabra Armao, con la que se alude a cada uno de los «centuriones romanos» que desfilan tras el Misterio de la Sentencia, de la Hermandad de La Macarena. De hecho, como curiosidad, al grupo que lo hace en las últimas filas se le llama gandinga, un término recogido en este diccionario pero con un significado radicalmente distinto (ver G).

montaje-diccionario-sevillanogrupoIJosei, por su parte, instó a no olvidar «nuestra historia y menos nuestro acento, que son tan identificativos. Tampoco debemos olvidar nuestro particular vocabulario igual que lo tienen otras regiones de España o países hispanohablantes, pues esa es la riqueza del castellano», y trajo a debate la palabra «Amamonao», en referencia a una persona atontada, falta de reflejos o viveza.

También pareció aclararse el sentido de llamar Fli al insecticida (ver F). Luiso9es explicaba que «viene de Flick», una marca de este producto «que conocí en mi infancia».

Lola Cuesta, por su parte, compartió el vocablo Jaba, sinónimo de un pie grande, y que en América Latina es un «cajón acondicionado especialmente para transportar botellas» y Lola Menchen añadió «Nota», como forma de hablar de un hombre al que generalmente no se le estima mucho («El nota ese es un malaje»).

Asimismo, los lectores han querido compartir usos de municipios de la provincia. Triunfal nos hacía llegar la palabra Mamaostia, «empleada por el vulgo allá por la década de los 50 con cierto matiz anticlerical y, posteriormente adoptando un significado netamente peyorativo: idiota, imbécil, estúpido…». Aunque este usuario indica que es propia y exclusiva de Los Palacios y Villafranca, también se usa en lugares del aljarafe como Villamanrique de La Condesa y en el tramo más cercano de Cádiz, como Chipiona.

montaje-diccionario-sevillanogrupoIIMuy prolífica ha sido la lectora Ángeles Solís, que aportó «Revenio», como alternativa a rancio; rachear (forma de andar muy concreto de los costaleros, por ejemplo, del Gran Poder) y Torrija, que además del dulce puede ser una borrachera, o cansancio.

Ana Rubiano introdujo el gerundio Trianeando, como estilo propio de los pasos de Triana, Reyes Domínguez el de «Quemó», como dolor intenso y Rosario Báez Morillo el de Vacila, como presumido.

«Hay frases que terminan transformándose en palabras, como «Tequieiyá», aclaraba Margarita Gómez Martín, y símiles curiosos como el de «estar como un yoyó», que según Lourdes González es similar a estar «liado».

Por último, concluye NietoJ, «una de las palabras más sevillanas: Osú (también ojú), que diría yo que deriva de la exclamación ¡Jesús!».

 

Si se perdió alguna entrega, o simplemente quiere recordar los significados de este peculiar diccionario hispalense, aquí les ofrecemos, reunidos, todos los enlaces.