Sevilla es la ciudad Mariana por excelencia, y no deja de demostrarlo cada vez que tiene ocasión. Con motivo de la Inmaculada, es necesario recordar cómo la ciudad, casi al completo, se unió para defender el monumento a la Purísima de la Plaza del Triunfo.

En 1931, durante la II República, el Ayuntamiento de Sevilla planteó derribar el monumento de la Inmaculada Concepción, construido en 1918. Según recoge Mauricio Domínguez Domínguez-Adame, el monumento a la Inmaculada Concepción de la Plaza del Triunfo, fue inaugurado el 8 de diciembre de ese mismo año costeado por suscripción popular. Es obra de José Ezpiau y las esculturas fueron realizadas por Coullat y Valera. La Virgen está inspirada en la que pintó Murillo para los Venerables.

Ofrendas florales

Ofrendas florales a la Inmaculada (Archivo ABC)- Serrano

Ofrendas florales a la Inmaculada (Archivo ABC)- Serrano

Ante el peligro a que desapareciese, los sevillanos, de manera espontánea pero masiva, se unieron el 7 de diciembre del 31, a medianoche, a los pies del monumento para cantarle la salve y hacerle ofrendas florales. Según explica Alfredo J. Martínez, doctor de Historia del Derecho en la Universidad de Sevilla, dichas manifestaciones populares, más tarde también amparadas por los poderes oficiales, fueron el germen de la tradición relacionada con las tunas que conocemos en la actualidad.

«Las tunas se unen a una tradición ya existente», explica el profesor de Derecho, también tuno de Medicina. Años después, en 1969, se viven ante el monumento una serie de desperfectos y ‘avalanchas’ en las que se pisotean los ramos de flores. Los tunos son acusados de provocar el revuelo y ellos defienden su inocencia. Es el punto de partida para que todo cambie. En 1971, la Tuna de Medicina decide institucionalizar la noche y reivindicar sus buenas intenciones, y a la iniciativa se van sumando el resto de las agrupaciones universitarias.

A pesar de que el número de tunas que han ido a cantar ante la Inmaculada ha variado por épocas, durante los últimos años se ha vivido en Sevilla un resurgir de esta tradición tan especial. En la noche de este lunes, fueron 13 agrupaciones las que cantaron a la Inmaculada Concepción ante decenas de personas.