De pintores a toreros, héroes de leyenda o referentes de la literatura. El centro de Sevilla está plagado de estatuas que destacan a personalidades de tan dispar carácter como Curro Romero, Velázquez, Clara Campoamor, Martínez Montañes o Rodríguez Ojeda. Su nombre ha trascendido a la muerte para convertir su legado en bronce por el que el tiempo no pasa.

San Fernando

San FernandoLa plaza Nueva de Sevilla acoge el monumento del patrón de la ciudad, Fernando III de Castilla, conquistador de Sevilla en 1248 y declarado santo por la Iglesia católica. La escultura es una obra del siglo XIX realizada por Juan Talavera y Heredia, Enrique Pérez Comendador, José Lafita Díaz, Alfonso López Rodríguez y Joaquín Sánchez Cid, fue inaugurado el 15 de agosto de 1924, y dentro de los actos de la celebración tuvo lugar una procesión con la Virgen de los Reyes.

Tras la demolición del Convento de San Francisco el Grande se diseñó en el solar la denominada actualmente Plaza Nueva. En 1848 el ayuntamiento de la ciudad aprobó el proyecto presentado por Francisco Javier Cavestany para construir un gran fuente en la plaza, coronada por una estatua del rey San Fernando, aunque el proyecto quedó aparcado hasta que fue rescatado en 1861, aunque dedicando la plaza y la estatua a la reina Isabel II de España. Ésta declinó en 1862 a favor de la antigua idea.

El rey Alfonso XII de España puso la primera piedra del monumento el 27 de marzo de 1877, aunque pasaron cuarenta y siete años hasta que se colocó el monumento, siendo inaugurado el día 15 de agosto de 1924.

Velázquez

La historia del monumento de Diego Rodríguez de Silva y Velázquez, uno de los máximos exponentes de la pintura española, parte de 1888, año en que el escultor Antonio Susillo se ofrece al Ayuntamiento para ejecutar la estatua del pintor sevillano, presentando su boceto. En 1889 la Real Academia de Bellas Artes emite su informe favorable, para que sea elevado. Juan Talavera de la Vega diseñó el pedestal en estilo neoclasicista. El escultor se basó en el autorretrato que el propio Velázquez nos dejara en Las Meninas: con la paleta y el pincel en sus manos y una banqueta a sus pies. La estatua cargada de un potente realismo de acento naturalista, se fundió en los talleres sevillanos de Ojeda. El monumento se sitúa en la plaza del Duque de la Victoria.

Martínez Montañés

Martínez MontañésEl monumento a Martínez Montañés, uno de los máximos exponentes de la escuela sevillana de escultura, es obra de Agustín Sánchez Cid en 1924, y se encuentra ubicada en la plaza del Salvador. Su ejecución fue promovida por un grupo de vecinos del barrio de San Lorenzo en 1916, aportando un boceto del imaginero Antonio Castillo Lastrucci; finalmente en 1920 se aprobó el proyecto presentado por Agustín Sánchez Cid por considerarlo más adecuado.

Tras barajar la posibilidad de ubicarlo en la plaza de San Lorenzo o en la plaza de la Magdalena, finalmente se escogió su actual emplazamiento, la plaza del Salvador. La escultura, realizada en bronce, representa al escultor en posición sedente, portando en sus manos una gubia y una pequeña imagen de una Inmaculada Concepción, intentando representar el momento en el que realizó la imagen de La Ciguecita, una de sus obras más representativas.

Murillo

Fundida en bronce, en los talleres pasuisinos de Eck y Durand, la figura del insigne pintor sevillano se debe al escultor madrileño Sabino de Medina, quien la modela en 1859. Su pedestal es obra del también arquitecto y sevillano Demetrio de los Ríos, siendo esculpido en Carrara por los canteros italianos José Vanelli, Antonio Caniparoli y Federico Giemigniani. Fue ésta la primera de las estatuas públicas que homenajeaban a los hijos ilustres de la ciudad, y su estilo se corresponde con el neoclásico y academicista en boga por entonces. Bajo la iconografía de retrato honorífico, Murillo aparece con un pie elevado sobre un pequeño estrado, apoyando su mano izquierda en un soporte cuadrangular donde sostiene la paleta, pinceles y un boceto de la Inmaculada desplegado.

La historia del monumento arranca de 1854 cuando la Real Academia de Bellas Artes, promueve erigir una estatua a uno de sus fundadores: Bartolomé Esteban Murillo. En los primeros momentos se pensó para elevarlo la plaza de Santa Cruz, en cuyo perímetro se hallaba el cementerio de la parroquia homónima y en donde reposan los restos del maestro. Pero al final se decidió que se levantara en la plaza abierta frente al exconvento de la Merced.

Curro Romero

Curro RomeroLa estatua de Curro Romero, torero de Camas, fue realizado por Sebastián Santos Calero en 2001, y está situado junto a la plaza de toros de La Maestranza de Sevilla. El monumento está realizado en bronce, y representa al torero vestido de luces, en un desplante que realizó ante el toro Flautino, de la ganadería de Gabriel de Rojas en la Feria de Abril del año 1984. Está ubicado junto a la Real Maestranza de Sevilla, en una glorieta que lleva su nombre, sembrada de romero. A su inauguración asistieron importantes personajes de la vida política, social y cultural del país, como Mariano Rajoy, Javier Arenas, la duquesa de Alba, Baltasar Garzón, Juanito Valderrama, Los del Río, Pastora Soler, los Litri: Miguel padre y Miguel hijo, Julio Aparicio Martínez y Julio Aparicio Díaz, entre otros muchos.

Luis Daoiz

Este monumento al héroe de la Independencia de 1808 Luis Daoiz Torres está ubicado en frente a la casa donde nació, en la Plaza de la Gavidia. La estatua está fechada en el año 1889 siendo obra del escultor Antonio Susillo Fernández y de los arquitectos Francisco Aurelio Álvarez y José Solares García. Todo el conjunto escultórico mide más de tres metros y medio de altura. Tanto los bajorelieves y los cañones que rodean al monumento fueron fundidos en la Fabrica de Artillería de Sevilla. En estos están representados escenas del combate, así como la agonía de este héroe sevillano, una replica de estos mismos también se pueden ver en la Fabrica de Artillería.

El Cid

El CidEl Monumento al Cid Campeador consiste en una escultura ecuestre de bronce del Cid Campeador realizada por Anna Hyatt Huntington en 1927 sobre un basamento de piedra finalizado en 1929. Fue un regalo de la Sociedad Hispánica de América a España con motivo de la Exposición Iberoamericana de 1929. El fundador de dicha sociedad era Archer Milton Huntington, que estaba casado con la escultora Anna Hyatt Huntington. Ella estaba apasionada por la historia y cultura de España y había visitado Sevilla durante prolongadas estancias.

La primera de las esculturas fue la que realizó para la Sociedad Hispánica de América de Nueva York. La escultura fue un rotundo éxito y la escultora realizó varias copias que se encuentran en Sevilla, en Buenos Aires, en San Diego y en San Francisco. Posteriormente el escultor Juan de Ávalos, realizó una copia de la situada en Sevilla, que se encuentra en Valencia.

Juan de Mesa

El monumento a Juan de Mesa fue inaugurado el 18 de febrero de 2005. Es obra de Sebastián Santos Calero y está situado en la plaza de San Lorenzo de la ciudad de Sevilla. La instalación de este monumento estuvo motivada por la relación de la ciudad con el escultor cordobés, pues Juan de Mesa obtuvo parte de su formación en el taller del sevillano Juan Martínez Montañés y realizó parte de su obra en la ciudad, destacando la imagen de Jesús del Gran Poder, conocido como el señor de Sevilla. El lugar de su ubicación tiene un significado especial, pues en la misma plaza de San Lorenzo se sitúa la basílica del Gran Poder, en la que se venera la imagen más conocida de Juan de Mesa, el citado cristo.

Rodríguez Ojeda

Rodríguez OjedaEl dedicado al bordador y diseñador sevillano Juan Manuel Rodríguez Ojeda fue realizado en el año 2000 por el escultor Luis Álvarez Duarte, y situado en el barrio de San Gil, junto a la puerta de la Macarena y frente a la basílica homónima con motivo del 70º aniversario de su fallecimiento.

El homenajeado, Juan Manuel Rodríguez Ojeda está considerado renovador de la Semana Santa en Sevilla. Fue hermano de la Hermandad de la Esperanza Macarena, para la que además trabajó en varias ocasiones, destacando entre todos el manto «El Camaronero» que realizó en 1900 para la imagen de María Santísima de la Esperanza Macarena, con el que contribuyó con sus novedosas formas y bordados a la popularización de la nueva estética, creando un nuevo estilo de vestir a las dolorosas que fue muy imitado posteriormente.

Clara Campoamor

Clara CampoamorLa plaza de la Pescadería, en el entorno de La Alfalfa, acoge desde el año 2007 el monumento a Clara Campoamor, una política española defensora de los derechos de la mujer y principal impulsora del sufragio femenino en España, logrado en 1931, y ejercido por primera vez por las mujeres en las elecciones de 1933. La pequeña escultura, que lleva ya varios años instalada, muestra una niña rodeada de libros. La obra es de la autora sueca Anna Jonsson, asesorada por Margarita Aizpuru.