Boteros, Toneleros, Odreros, Hortelanos… Los gremios en Sevilla alcanzaron, al igual que en el resto de Europa, un importante papel en la articulación del comercio y la artesanía. En la actualidad, la existencia de estas agrupaciones de trabajadores solo permanece en el callejero de la ciudad. También en las hermandades, que surgieron en un buen número de las cofradías profesionales.

El nomenclátor de Sevilla conserva el recuerdo de las actividades comerciales que hace décadas acogieron sus calles. Los gremios agrupaba en una misma zona a los artesanos de un mismo oficio, garantizando el bienestar de sus miembros así como el abastecimiento de materias primas y un equilibrio entre la oferta y la demanda.

Las intrincadas calles de la Alfalfa acogieron la actividad desarrollada por los boteros, artesanos que hacían, a partir del cuero, curtido o sin curtir, recipientes para el vino o el aceite: botas. Cortando con esta vía está la calle Odreros que, como su nombre indica, agrupaba a los que hacían odres. Un recipiente que tenía el mismo uso que la bota pero que podía contener más volumen de líquido.

A escasos metros, la calle Alcaicería de la Loza, recuerda la actividad comercial, en la que se vendían tejidos. En la ciudad andalusí de Isbiliya existía desde el siglo IX la Alcaicería de la Loza y, posteriormentemte, en el siglo XII se crea otra más, la Alcaicería de la Seda.

Más lejos, en el actual barrio del Arenal, más concretamente en las inmediaciones de la calle Antonia Díaz, desarrollaban su actividad profesional lo toneleros. En Triana, los alfareros todavía desarrollan su actividad en torno a la calle Alfarería, una de las arterias del barrio.

En muchos casos, las hermandades de Sevilla tienen su germen en los gremios, que también influenciaban en la vida espiritual de sus miembros. La hermandad del Museo fue fundada por los plateros; la de la Carretería, por el de los toneleros; el Buen Fin, por los curtidores; o la del Soberano Poder en su Prendimiento, que todavía se conoce con el sobrenombre de los Panaderos, gremio que la inició.