Un nazareno zampa torrijas es el protagonista del último juego de Semana Santa para los teléfonos inteligentes. Carrera Cofrade, la apuesta de la desarrolladora sevillana Gazpacho Games, ya está disponible en sistemas operativos Android de forma gratuita. La acogida ha sido tan positiva que los responsables del videojuego no salen de su asombro. Su secreto, haber hecho una propuesta divertida sin ofender al mundo cofrade.

Mujeres con sus carritos, ancianos con su bastón-silla, niños, la bulla y la lluvia son los enemigos a esquivar en este juego, que este lunes tuvo su lanzamiento oficial. En las primeras 24 horas, la aplicación -disponible en Google Play para Android- ya se ha descargado desde lugares tan dispares como Venezuela, Méjico, Argentina, Chile y otros puntos de España, además de Sevilla, donde está ambientado el videojuego.

Detalle del juegoLa sevillanía se percibe desde el primer momento. El cuidado diseño de los escenarios, en los que proliferan fachadas como la del Santo Ángel, de edificios «de San Jacinto o la Alfalfa», con altas dosis de color albero; la música, quizás uno de los elementos qué más van a sorprender a los jugadores, basada en la marcha Costalero; o los tópicos que envuelven el grafismo y la trama: muchas frases cofrades, bulla y lluvia. Todo con mucho respeto.

«Sabíamos que era un tema sensible y lo hemos refinado lo máximo posible para que la gente se divierta en familia sin necesidad de ser ofensivo», explica AC Ojeda, diseñador del juego. «Teníamos mucho respeto por la valoración que podía hacer el mundo cofrade, un mundo maltratado por otros videojuegos pero, afortunadamente la respuesta ha sido positiva y a la gente les ha gustado», añade.

El objetivo final es recorrer la máxima distancia posible a través de las calles y las típicas bullas sevillanas, e intentar obtener la máxima puntuación. El jugador puede conseguir puntos extra comiendo torrijas o multiplicarla recogiendo incensarios. Al superar logros se va avanzando en el estatus del nazareno que pasa a diputado de tramo, después a acólito, costalero, capataz y, por último, hermano mayor. Son guiños, «términos reconocibles por todos los cofrades», detallan los creadores.

Entendemos que Carrera cofrade «es un punto intermedio, ni la Semana Santa tiene que ser solo para un sector rancio de la sociedad; ni los videojuegos para frikis», explica AC Ojeda, que lleva trabajando seis meses en este proyecto junto con Eloy Domínguez-Rodiño, responsable de la animación y las gráficas; Javier Carpio, programador; Alicia Carrasco, de prensa y publicidad: y Manuel López, compositor de la música.

Las largas filas de nazarenos, las esperas en las salidas serán más llevaderas con Carrera cofrade, un juego que habla de Sevilla, desde Sevilla.

Detalle del juego