Cruzcampo inicia este viernes su última campaña de publicidad, grabada en cuatro bares de Sevilla. El anuncio promocional, que homenajea a las barras, se ha rodado en Casa Cuesta, Casa Morales, Casa Vizcaíno y en Zelai, templos en donde degustar una buena cerveza.

No es la primera vez que una multinacional de la bebida pone sus ojos en bares como Casa Cuesta, que ya se pudo ver en la pequeña pantalla gracias a anteriores campañas de publicidad. Y es que su estética, amplitud y luz hacen de este espacio un excelente escenario para llevar a cabo rodajes.

En la última campaña de Cruzcampo, que se titula ‘Somos de barra’, una caña va recorriendo una barra casi interminable por distintos bares de la ciudad. El spot ha sido realizado por la agencia Ogilvy&Mather Advertising Madrid y en ella se explica por qué «somos de barra». El rodaje tuvo lugar a finales del mes de junio. Las escenas de Casa Cuesta se rodaron el lunes 22 del pasado mes.

«Somos de barra porque la barra es el lugar donde los consumidores más disfrutamos de una buena caña; con la espuma, la presión y el frío que una buena cerveza exige, una cerveza como la nuestra, que nació con vocación de ser de barra», explican desde la cervecera sevillana.

«Porque la barra es, además, el lugar donde nos encontramos con nuestro barista, ese maestro de la caña y de la barra que es también una persona de confianza. Porque la barra es lugar de encuentros, de conversaciones, de complicidades, de pequeñas historias, de historias de la barra. Por eso, ‘ser de barra’ es una actitud de la gente hacia la gente, porque los que somos de barra disfrutamos del sabor de la cerveza y de la buena compañía. Porque la barra es el centro de la vida del bar, de sus clientes y de sus cañas, de las buenas cañas», añaden.

Rodaje en Casa Cuesta

Un estudio para acompañar la campaña

¿Ha ligado en la barra de un bar? ¿Conoce el nombre de pila de su camarero? ¿Ha cerrado algún acuerdo laboral entre cañas? ¿Cuántas veces ha publicado en Facebook, Twitter o Instagram alguna fotografía de una gélida cerveza? ¿A quién confiaría antes una confidencia, a su pareja o a su camarero? Uno de cada tres sevillanos prefieren apelar al secreto profesional del no escrito código deontológico de los camareros que despachar según qué asuntos con su esposa o esposo. Así lo arroja un estudio elaborado por la empresa cervecera Cruzcampo en el que se exponen datos sociológicos sobre cómo actúan los consumidores en la barra de un bar.

«Las barras son importantes para la sociedad», ha argumentad la responsable de Marketing de Cruzcampo, Inés Arnal, que ha ido desglosando el estudio basado en 30.000 entrevistas realizadas en España. El 64 por ciento de los sevillanos prefieren consumir la caña en la barra antes que en una mesa, el 83 por ciento sabe de qué equipo de fútbol es su camarero y cuántos hijos tiene; el nivel de confianza es tal que el 88 por ciento sabe el nombre de su camarero y el 30 por ciento lo elegiría antes que a su pareja para compartir confidencias. «En lo que casi todos los sevillanos –de una muestra de 12.000 encuestados- coincide es que el día termina mejor su lo hace con sus amigos en la barra de un bar, como afirma el 92 por ciento», ha explicado Arnal.