En Soho Benita, el todo es más que la suma de las partes. La céntrica calle Pérez Galdós reúne un buen número de negocios en los que prima el compromiso cultural, la creatividad de sus responsables y una concepción de establecimiento que huye de las grandes cadenas. Su experiencia asociativa, que está cosechando resultados muy positivos, está guiando a otros núcleos de comerciantes para lograr una cohesión en la que la unión hace la fuerza.

«Los más pequeños se unen para hacerse más fuertes, es un movimiento lógico», explica Pablo Rodríguez, comisario y gestor de actividades culturales de La Importadora, uno de los negocios de la sevillana calle Pérez Galdós. Ellos son parte de Soho Benita, un grupo de tiendas y comercios de distintos sectores unidos en el proyecto de hacer de la zona un espacio diferente de «shopping & culture»  en Sevilla.

IsadoraRestaurantes, librerías, establecimientos de moda, estudios de arquitectura y diseño, talleres de joyería, sombrerería… y hasta una reputada galería de arte. En total, diecisiete establecimientos se cobijan bajo esta marca común que ha dado la vuelta al mundo gracias a la difusión de importantes medios de comunicación internacionales como el New York Times. Y todo en apenas diez calles situadas en el entorno de la Alfalfa y las «Setas» de la Encarnación. Pérez Galdós, Santillana, Ortiz de Zúñiga, Don Alonso el Sabio, Golfo y la plaza del Cristo de Burgos.

«Salir en el New York Times no es la panacea, es un reconocimiento al trabajo», advierte el artista y copropietario de Delimbo Gallery, Seleka. «Es un artículo que nos ha atraído a muchos clientes pero el éxito no es ese; el verdadero éxito es que sigamos trabajando en el tiempo en el que vivimos y que cada vez vayamos a más, ese es el éxito real de Soho Benita», defiende.

«Analizando la idiosincrasia, vimos que aglutinábamos la idea de un soho, por ser un espacio underground y chic; Benita es por Benito Pérez Galdós y por la idea de ser una venita circundando las grandes arterias comerciales de Sevilla», confiesa Pablo. De ahí Soho Benita.

«Soho Benita es un sitio diferente que hacía falta en Sevilla», destaca el diseñador y copropietario de La Importadora, Rafael García Forcada. «Existe en Londres, París, Berlín, Nueva York… en todos estos sitios hay  núcleos de artistas y artesanos, de gente que tiene inquietud por hacer las cosas de forma diferente; sin salirse de la norma de la ciudad a la que pertenece, pero promoviendo actividades para ganar más atractivo», añade.

Demimbo«El movimiento asociativo nos ha beneficiado», confiesa la propietaria de Le Voila, Penélope Melero. «Hemos descubierto nuestras flaquezas, también nuestras virtudes; por eso, hemos aunado lo que cada uno sabe hacer bien para hacernos notar más», explica.

La idea de Soho Benita, a Delimbo, le surge por la necesidad de comunicación y de trabajar con más gente», asegura la artista y copropietaria de Delimbo Gallery, Laura Calvarro. «Siempre hemos pensado que cuantos más, mejor», añade. «Es una idea que surge sola, es un paso lógico», confirma Calvarro.

Lo próximo, «la integración de más espacios para que no nos quedemos aislados», estima García Forcada. Otro paso lógico para situar a Sevilla en los itinerarios de las ciudades de tendencia.