El turismo de compras mueve en Europa unos 13.500 euros. Pero, ¿cuánto se queda en el bolsillo de los establecimientos sevillanos? En la ciudad hay una amplia gama de marcas multinacionales que fluctúa para atender las demandas del turista más sibarita al más humilde. Tecnología, moda, cultura, joyería… la oferta es amplia y variada en la tercera ciudad más visitada de España, Sevilla.

El lujo se instaló en la plaza Nueva de Sevilla en el año 1963. El 8 de octubre del citado año abrió sus puertas en el número 12 la marca Loewe. Era el comienzo de una relación correspondida entre la alta sociedad sevillana y la firma, que empezó su actividad en Madrid a mediados del siglo XIX.

«Loewe ha sido la marca que le ha dado caché a la plaza Nueva», explica Andrés Escalona, miembro de la plantilla desde el año 1966 y gran conocedor de la historia de la firma. «La acogida de la alta sociedad de la época fue digna de ver», detalla. A lo largo de su historia, la marca ha bautizado uno de sus bolsos con el nombre de Sevilla. Sin embargo, el más vendido a lo largo de la historia de este establecimiento es el diseño Amazona, ideado en el año 1970 y reformulado en la actualidad por Jonathan Anderson, nuevo director creativo de Loewe, una marca de la matriz Louis Vuitton.

Las grandes marcas sienten predilección por la plaza Nueva, que acoge firmas como Carolina Herrera, Purificación García o Nespresso en la acera del Hotel Inglaterra. La multinacional del café en cápsulas ha sido la última en instalar una de sus ’boutiques’, donde ofrecen catas y se pueden adquirir sus productos, frente al Ayuntamiento.

Loewe plaza nueva

La plaza que comanda la estatua del patrón San Fernando también acoge establecimientos de moda como MaxMara, que enfoca sus colecciones a un público elitista, la sastrería sevillana O’Kean -que suma casi 60 años en este emplazamiento- o joyerías como Shaw, en donde se puede adquirir artículos de la marca Rolex y otras firmas de lujo. En el local contiguo acaba de abrirse la tienda del Real Betis Balompié, una apertura con tintes geoeconómicos que facilitará el aterrizaje en la zona de la gran marca deportiva alemana Adidas.

Un posible acuerdo entre el club de Heliópolis y los alemanes para que el conjunto verdiblanco pueda vestir la marca Adidas en la temporada próxima facilitaría la llegada de multinacional a Sevilla. El local en la plaza Nueva, inaugurado el pasado 18 de noviembre, sería un argumento decisivo para cerrar el trato, dado el potencial de la ubicación en la ciudad.

Actualmente, el otro equipo de la ciudad, tiene su establecimiento en el centro en la calle Francos, donde también aparece otra de las grandes marcas asentadas en Sevilla, Bang & Olufsen, una multinacional, que vende «una gama exclusiva de televisores, equipos de música, altavoces, teléfonos y productos multimedia que combinan la excelencia tecnológica con su impresionante atractivo».

El valor de esta marca fundada en 1925 en Struer, una pequeña ciudad situada en la parte noroeste de Dinamarca, ha sido reconocido en numerosas ocasiones. Sin ir más lejos, el prestigioso museo MoMa de Nueva York incluye quince productos de Bang & Olufsen entre sus colecciones permanentes.

Dos calles se disputan ser la milla de oro sevillana, Sierpes y Tetuán, donde se incluye la calle Velázquez. La moda ocupa la mayoría de establecimientos, que se reparten entre las firmas de Inditex (Zara, Massimo Dutti, Pull&Bear, Stradivarius, Bershka, Oysho), Mango, Cortefiel (Springfield, Pedro del Hierro o Women’secret. En las calles aledañas se esconden otras firmas como El Ganso, Bimba y Lola, Desigual, Roberto Verino, Forecast, Scalpers o Adolfo Dominguez en la calle Puente y Pellón, que destaca junto con Rioja o Cuna.

El gigante francés de la cultura y el ocio, Fnac, aterrizó en la avenida de la Constitución en noviembre del año 2006. Sumaba así el espacio de Sevilla, con cuatro plantas y unos 2.000 metros cuadrados de superficie comercial. En cuanto a automoción, la marca alemana Mercedes tiene su concesionario en el centro en la calle Reyes Católicos.