De jugar con los «Clicks» a montar la primera, y de momento única, tienda de España que solo vende Playmobil. La sevillana calle O’Donell acoge Mundoplay, un proyecto empresarial de dos aficionados a este muñeco articulado de 7,5 centímetros que causó furor en la década de los 70.

En 1971, la crisis del petróleo obliga a la empresa alemana Brandstäter a reducir las dimensiones de sus juguetes. Hans Beck, el jefe de desarrollo diseña un muñeco con figura humana y con tamaño ideal para que los niños las puedan guardar en su bolsillo. Nacían los primeros Playmobil.

Un PlaymobilPocos años después, una niña llamada Elena descubre estos muñecos, conocidos como «clicks» en la casa de sus primos. No le llaman la atención las muñecas, ella prefiere jugar con los Playmobil. «Desde entonces ha estado latente la pasión por estas entrañables y divertidas figuras que nos han hecho pasar a todos los de mi generación tantos buenos momentos tirados en el suelo montando el fuerte, imagiando luchas entre piratas y soldados… y que han favorecido el desarrollo de nuestra imaginación y creatividad», confiesa Elena Cotán, copropietaria junto con Sebastián Polo de Mundoplay.

«Con la llegada de nuestro hijo, que también comparte con nosotros el entusiasmo por los Playmobil, retomamos de nuevo el contacto con este maravilloso mundo y a raíz de ahí surgió la idea de convertir nuestra pasión en nuestra forma de vida», detalla Elena. De momento, en su primer mes de vida la iniciativa goza de una «muy buena acogida».

«Es una alegría para nosotros ver las caras de sorpresa y entusiasmo de niños y adultos, y que muchos clientes nos digan que es una gran idea, y que les hemos hecho recuperar muchos recuerdos de su infancia», confiesa la responsable de Mundoplay.

Piratas, indios y vaqueros, caballeros, policías, bomberos… la lista es interminable. «Si tuviera que elegir por la figura que más me han solicitado, sin duda, me quedaría con el romano; existe verdadera pasión por esta línea de juego», agrega.

Pero, para muchos, los diseños existentes no son suficientes. «La gente nos pregunta en infinidad de ocasiones por personajes variopintos como Madonna, The BeatlesBruce SpringsteenThe Queen, Superman, jugadores de fútbol y, aquí en Sevilla, por costaleros y nazarenos de muchas hermandades», enumera Elena. «Los que más me han sorprendido son los de Marilyn Manson, y sobre la figura de Monster High», confirma.

La culminación de dos años

Un niño con un clicsHasta poder levantar las persianas, tanto Elena como su socio Sebastián, han tenido que recorrer un camino que se ha dilatado hasta sumar dos años. En ese tiempo, el hito que más ha costado superar ha sido precisamente la de la marca. «En principio, Playmobil Ibérica, dependiente de la central alemana, se negaba a que vendiésemos solo sus muñecos. Tuvimos varias reuniones hasta que logramos convencerlos», recuerda Elena.

«Playmobil Ibérica son conscientes de la complejidad de su organización y las peculiaridades que conlleva una tienda en exclusiva de su marca, la primera y única», explica la responsable de Mundoplay. «No obstante, tras vencer la barrera de la negativa a la creación de la tienda, hemos encontrado y seguimos encontrando su apoyo y colaboración con el proyecto», añade.

En su mes de vida, a Elena ya le ha dado tiempo de descubrir varios tipos de clientes. «Los adultos coleccionistas, con los cuales mantenemos una colaboración permanente, la cual agradecemos; y los pequeños, que se han inicado en el mundo Playmobil porque sus padres les han trasmitido su entusiasmo por estas entrañables figuras», explica Elena.

«Muchos abuelos nos comentan que están sacando de los armarios las colecciones de Playmobil con las que jugaban sus hijos porque a sus nietos les encanta jugar con ellos, otros padres nos cuentan las horas que pasan jugando con sus hijos», afirma Elena. «Todo lo que podamos soñar sobre el universo Playmobil podemos hacerlo realidad en Mundoplay».