Si resulta infrecuente visitar París sin comprar un llavero de la torre Eiffel de recuerdo, tanto o más es irse de Sevilla sin adquirir un abanico, un mantón o una camiseta que haga referencia a la calor. La ciudad ofrece una amplia variedad iconográfica a aquellos que la visitan. Pero, ¿qué ‘souvenirs’ se llevan los turistas?

El torito que otrora campara a sus anchas sobre los televisores de los que visitaban Sevilla se ha extinguido de la fauna ibérica. Corre peligro otra especie que cohabitaba el mueble-bar, la flamenca. Salen de la lista de ‘souvenirs’ protegidos el abanico, el mantón o los típicos, baratos y recurrentes llaveros que todavía gozan de buen estado de salud.

Cámara en mano, el visitante se adentra en la tundra turística de Sevilla: el centro. El objetivo, dar caza a un recuerdo con el que complacer, o simplemente callar, al padre, madre, hermano, sobrino, cuñado o amigo con el que se siente en deuda por -una posibilidad- ir  a recogerlo a deshora al aeropuerto. Por el punto de mira pasan ‘souvenirs’ de todo tipo, tamaño y precio.

Imanes souvenir Sevilla«Lo que más se venden son las postales, sobre todo las de carteles antiguos de feria», explica Paula, que suma ya varios años al frente de una tienda de venta de recuerdos en la calle Antonia Díaz. Mientras atiende a una pareja de italianos, explica que los turistas piden mucho los imanes para el frigorífico, «con dibujos geométricos y hechos empleando la técnica de la cuerda seca»; y los llaveros, con las siluetas de los monumentos como la Giralda y la Torre del Oro o la Macarena, «es muy conocida y la gente la busca», detalla Paula. Las postales, a 50 céntimos; los llaveros y los imanes de mosaico, a 2,50.

El cuarto ‘souvenir’ más demandado es el abanico, que hay tantos como precios. Desde 1,90 euros, los más sencillos de lunares, hasta los 15 euros, los pintados a mano. Le siguen los mantones, «que se venden una barbaridad», explica Paula. Los hay en diferentes tamaños para niñas, el mediano y el grande. De poliéster algodón bordados a máquina. Siete, nueve y 16 euros respectivamente. El que más se vende, el tamaño grande en color negro, «sobre todo a los franceses».

Entrando en el apartado de menaje, por tres euros el turista se puede llevar una taza de cerámica con todo tipo de motivos. Desde figuras geométricas a castañuelas, toros… Para los ahorradores y «para los más jóvenes», también están los vasos de chupito con todo tipo de estampados. ILoveSevilla, flamenco, zapatos; más altos, más bajos; de vidrio o de cerámica…

Carteles souvenir Sevilla

Los clásicos siguen con vida

Ya en la recta final, un clásico: las castañuelas. Y aquí, una variedad adaptada para todos los gustos y necesidades, también para los que no saben -ni sabrán- tocarlas correctamente. «Tenemos una gran variedad, desde las pequeñitas de plástico con motivos de Sevilla, de madera, las profesionales; y otras de palo», enumera Paula. Desde 2,5 a 9 euros.

Camisetas Souvenir SevillaPenúltimo puesto, las camisetas. Ocho euros para adultos y siete para niños. Y en este apartado, referencias a todos los tópicos sevillanos. De la calor y sus variables ‘Joe qué caló’ o ‘Ozu qué caló’ a otras que aluden a la siesta, a la cerveza, a los toros, monumentos, el NO8DO…

Y, por último, las cerámicas, donde rescatan a los clásicos: el toro y la flamenca, pero adaptándolos; el morlaco adopta un estilo propio de los diseños de Gaudí. «Los hay de todos los tamaños y precios, pero la gente suele llevarse los más pequeños para poder meterlos en las maletas y que no quiten mucho espacio», asegura la dependienta.