La elección del Real Alcazar para grabar parte de la quinta temporada de «Juego de Tronos» es una de las noticias más comentadas del día. Especialmente por parte del sector audiovisual, que ve en la serie de la HBO una oportunidad de trabajo y una notable plataforma para postular a Sevilla como plató de producciones internacionales. Pero, ¿qué singularidades justifican la elección del Alcázar?

«Es un sitio sin igual, una localización que aúna varios estilos arquitectónicos en pleno centro de la ciudad», explica el productor de Jaleo Films, Álvaro Alonso, responsable de películas como «Carmina o revienta», «El mundo es nuestro», «Ali», «Anochece en la India» y un sinfín de cintas. «Es un lujo, tienes fácil accesibilidad, transportes, hoteles cercanos, red de comunicaciones… A diferencia de un castillo en mitad de Albacete, en el centro de Sevilla tienes todos los servicios necesarios para poder enfrentarte a un rodaje de estas características», argumenta Alonso.

Otra ventaja. «A Sevilla podrían venir un equipo mínimo, con los productores y los actores, y con el equipo técnico local, se podría hacer el rodaje sin problema», explica el productor de La Zanfoña, Gervasio Iglesias, artífice de producciones como «Grupo 7», «Juan de los Muertos», «Un mundo cuadrado», «After» o «Siete vírgenes». Además coincidir con la tesis expuesta por Alonso, Iglesias suma una más: los desplazamientos. «Los viajes son incómodos y el Alcázar está muy bien comunicado, lo que supone un respiro para el equipo, algo que se agradece muchísimo», argumenta Iglesias.

Real AlcázarEl principal problema: las normas de conservación. «Es obvio que el equipo no podrá coger un taladro y hacer agujeros en el Alcázar, pero ese inconveniente se salva fácilmente gracias a que el espacio ya está prácticamente atrezado y necesita pocos cambios» detalla Alonso. Otro de los escollos a salvar son los altos seguros a los que los productores de la HBO tendrán que hacer frente. «Recuerdo cuando quisimos grabar en el museo Metropolitan de Nueva York, tuvimos que contratar un seguro de responsabilidad civil que cubriera daños por valor de un millón de dólares», explica Iglesias.

En cuanto al equipo de profesionales del sector, «en Sevilla hay muy buenos cineastas, los técnicos sevillanos están preparados y tienen una capacidad demostrada con experiencia en otras producciones internacionales e incluso con premios que los avalan», justifica Alonso. «Además, en Sevilla hay buenos especialistas, una ventaja teniendo en cuenta la cantidad de peleas y muertos que hay en “Juego de Tronos”», bromea Iglesias.

En 2008, Jaleo Films rodó en el Real Alcázar «La joven de las naranjas», una coproducción con Noruega dirigida por Eva Dahr y basada en la novela de Jostein Gaarder. «Los noruegos se fueron encantados, alucinados con las localizaciones», explica Agus Jiménez, parte de Jaleo Film, productora de Enciende TV y socia de Asociación de Mujeres Cineastas de Medios Audiovisuales, CIMA. «En Sevilla se trabaja bien, hay buen clima, muchas horas de luz y poca lluvia, y la ciudad es muy acogedora; eso lo saben los que han venido a rodar, como el equipo de «Knight & Day», y la voz se va corriendo», detalla Iglesias.

El Alcázar de Sevilla será el Jardín del Agua del reino de «Dorne», una gran península que compone la región más sureña de Poniente. En la saga literaria de George R.R. Martin, la Casa Martell, gobierna la capital, Lanza del Sol, una de las regiones constituyentes de los Siete Reinos. «La historia de esta familia, con ambientación exótica, es ideal para rodarla en este monumento sevillano», confirma Jiménez.

«Rodar en el Alcázar fue perfecto, nos ofrecieron muchas facilidades», destaca la productora. «Grabamos en las caballerizas, en la parte de los jardines y en algunas galerías», detalla. «Estoy seguro que, teniendo en cuenta los precedentes de las temporadas anteriores de “Juego de Tronos” en las que se cuidan en extremo las localizaciones, sabrán sacarle el máximo jugo al Alcázar», afirma.

Pero más allá de las bellezas, inconvenientes o ventajas de rodar en el Alcázar, el sector se frota las manos ante lo que puede ser un pico de empleabilidad. «Lo que normalmente se hace con un equipo de 50 personas, en este tipo de producciones hay que multiplicarlas por cinco», detalla Jiménez.

Conductores, maquilladores, eléctricos, maquinistas, personal de producción, auxiliares de dirección, directores de casting, figuración… muchos sevillanos del sector ya aspiran a hacerse un hueco entre la nómina de trabajos directos. «Habría que pedir a la asociación de productores que, ya que se ha hecho un esfuerzo para traer el rodaje a Sevilla, también se muevan hilos para que ahora ese trabajo se reparta entre las pequeñas empresas de servicios del sector», afirma Iglesias.

«Poco a poco se está consiguiendo hacer de Sevilla un referente como ciudad de rodajes a nivel internacional», detalla Iglesias, que ve a “Juego de Tronos” como un acicate más para alcanzar este objetivo. «Sevilla tiene muchos registros, es muy versátil y, poco a poco, la gente irá abriendo sus casas a los rodajes, lo que supondrá una nueva fuente de ingresos», asegura Iglesias.

En octubre, Sevilla será la capital de Dorne. Aunque el movimiento se empezará a notar antes. «Unos dos meses, como poco», concluye Iglesias. Para verla en la pequeña pantalla habrá que esperar hasta mitad de 2015, una fecha marcada en rojo para los seguidores de «Juego de Tronos».