El mundo de la hostelería cobra cada vez más importancia. Los canales de televisión se inundan de programas de cocina y cada vez más los restauradores se preocupan por recibir a sus clientes en restaurantes acogedores para servirles comidas únicas presentadas con gran gusto. Por mucho que se promocione la gastronomía a través de los medios de comunicación o los platos se estudien hasta el más mínimo detalle,  si la materia prima falla todo los demás también, por eso el aceite de oliva se convierte esta semana en la estrella de unos cursos de cocina que se imparten en la Escuela de Hostelería.

Se trata de una iniciativa encaminada a dar a conocer el potencial que ofrecen para los profesionales de la restauración y de la hostelería estos aceites. Esta es una campaña de promoción de los aceites de oliva que va recorrer todo el país y que esta semana, concretamente, el jueves 10 de abril, llega a Sevilla. El lugar elegido para impartir el taller es la Escuela de Hostelería. Los futuros profesionales de la restauración recibirán la visita de un cocinero, especialmente formado para la ocasión por el embajador de los aceites de oliva, Juan Pozuelo.

El temario de la masterclass abarcará los principales temas de interés, tanto en lo que se refiere a los aceites de oliva como producto o en lo que respecta a su potencial estratégico para los profesionales de la restauración.

La importancia del aceite de oliva

El aceite de oliva tiene importantes beneficios tanto para la salud del organismo como para la belleza de la piel. Su uso es muy variado, pero ya sea para aliñar ensaladas, como aderezo para la carne o pescado o simplemente con un chorreón en un trozo de pan, los componente antioxidantes que posee ayudan de forma muy eficaz a prevenir el envejecimiento de la piel.

Además, al contener grasas monoinsaturadas, los ácidos oleicos ayudan a bajar considerablemente las tasas de LDL, es decir, el colesterol malo, aumentando el bueno, para compensarlo, por lo que médicos entendidos en el tema lo recomiendan por proteger de problemas cardiovasculares. El aceite de oliva es la joya de la corona de la gastronomía española.