«O ‘zapft is!». El Oktoberfest se cuela en el centro de Sevilla. El entorno de las «Setas» de La Encarnación se convertirá en un mini Theresienwiese para celebrar la fiesta más representativa de Alemania. No es Múnich pero no faltarán ni la cerveza ni las salchichas.

«Ein Bier, bite». Recuerden esta frase, es la fórmula alemana para pedir una cerveza. Aunque no les hará falta. Sí, habrán hombres y mujeres caracterizados de tiroleses; pero, por muy rubios que puedan ser, hablarán un perfecto castellano.

OktoberfestAurora y Santiago son los responsables de esta iniciativa. Desde Lupulópolis, su nuevo negocio de la calle José Gestoso, organizan este tipo de actividades para dar a conocer la cultura de la cerveza. En su local, que ataviarán con elementos de decoración en tonos celestes y blancos -como marca la tradición bávara-, también se podrá disfrutar de música típica, una mezcla en la que se incluyen polcas, mazurcas, schottishes, vals y landlers.

La cita con la cerveza -artesana, por supuesto- comenzará a las ocho de la tarde. A diferencia de la norma marcada por la fiesta bávara, no se dispararán salvas de cañón ni se presenciará la imagen del alcalde abriendo a mazazos el barril con la primera cerveza. Por el contrario, sí se podrán degustar las famosas bratwurst. Y todo, con precios especiales para la ocasión.

Los amantes de la cerveza podrán acompañar las salchichas con una rubia muy sevillana: Domus Sevilla, una pilsen con cuerpo pero refrescante contagiada por el aroma a azahar y el sabor a naranja y clavo. Y, lo más importante, hecha por Aurora y Santiago. Artesana cien por cien.

Los más ansiosos podrán saciar su sed por la mañana. Aprovechando la celebración del mercadillo que organizan los comerciantes del Regina Market, Lupulópolis situará un pequeño puesto en la Mercería Café Cultural, en la calle Regina. Los transeúntes tendrán la oportunidad de probar los caldos en una cata que se iniciará a las once de la mañana y que perdurará hasta las 14.00 horas.